Carolina Romero: sí hay talento para la ciencia en Oaxaca |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Ciencia y Salud

Carolina Romero: sí hay talento para la ciencia en Oaxaca

Afirma que el sistema de educación pública que existe en el país, ha arrojado a la sociedad grandes científicos, científicas e investigadores

Carolina Romero: sí hay talento para la ciencia en Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

Entre lentes y ondas electromagnéticas pasa la doctora en física, Carolina Romero Salazar unas 20 horas a la semana, buscando obtener técnicas menos invasivas para destruir células cancerígenas en una persona.

Son varios sus proyectos y sus trabajos desde el área de Sistemas Biológicos e Innovación Tecnológica de la Universidad Autónoma “Benito Juárez” de Oaxaca (UABJO).
Con doctorado en Física, de raíces oaxaqueñas y poblanas, llegó hace diez años a la ciudad de Oaxaca proveniente del estado de Puebla y como profesora invitada para realizar labores de docencia e investigación. A sus 44 años, radica ya en Oaxaca.

Dentro su trabajo como científica, comenta que sí existe suficiente talento en Oaxaca y en México, y considera también que es importante tener disciplina para tomar una carrera relacionada con la ciencia e investigación, dijo.

“Se necesita mucha disciplina; en México la mayoría de la gente no lo somos, pero el tratar de entender un fenómeno desde la física no es imposible, por el contrario”, comentó.

Inspirada en el ejemplo de su padre, porque él también estudió Física; siempre procura desde sus asesorías dar ánimo a los estudiantes universitarios para seguir sus talentos y le interesa que se deje de considerar estas materias como las más pesadas. Asimismo, afirma que el sistema de educación pública que existe en el país, ha arrojado a la sociedad, grandes científicos, científicas e investigadores.

“En mi caso, le debo también una gran parte del mérito a mi mamá; mi papá fue de los mexicanos que empezaron a usar la computadora, y aprendió a diseñar códigos para trabajar con los conductores; pero mi madre fue la insistente, fue ella la que insistía en admirar la figura de mi padre, como científico, y en la importancia de nosotras como mujeres, hacer estudios universitarios para volvernos personas de bien”, dijo la científica.

Carolina Romero investiga sobre los llamados materiales superconductores, que son los que conducen la corriente eléctrica a muy bajas temperaturas, y que se emplean para obtener imágenes, como por ejemplo, por resonancia magnética.

Uno de los objetivos de su doctorado en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, fue especializarse en superconductores y las propiedades magnéticas.
Actualmente, trabaja en la etapa teórica de para la utilización de un aparato de trampa óptica, cuyo objetivo es atrapar con él la luz, partículas con la intención de encontrar nuevos mecanismos para generar energía eléctrica.

“Eso hago, trabajo con la luz y o las ondas electromagnéticas”. También dijo que bajo esta misma metodología que ella usa, otros investigadores pueden desarrollarla para atrapar y aislar bacterias de cólera en el agua, por señalar un ejemplo –dijo. Es esa otra posible línea de investigación, que ya consideran otros equipos de investigación pero que como tal, está apenas en sus inicios. “La trampa óptica que yo utilizo, a mí me sirven para hacer diversas pruebas y atrapar partículas llamadas dieléctricas”.

Para el caso del cáncer, por ejemplo, Romero Salazar dijo que así como ella atrapa partículas de luz, pueden desarrollarse modos para atrapar células cancerígenas, encapsularlas y moverlas con la luz, siempre y cuando las células interactúen.

Imbuida en sus estudios sobre superconductores, la doctora vive fascinada con la especialidad en electricidad y magnetismo que adquirió formándose en universidades públicas.

“Toda aportación científica puede beneficiar de manera sustantiva a la sociedad”, concluyó.