Participa México en proyecto para rastrear rayos gamma y ondas gravitacionales | Ciencia y Salud
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones
Última Hora Especiales Videos

Ciencia y Salud

Participa México en proyecto para rastrear rayos gamma y ondas gravitacionales

El conjunto de telescopios se dedicará a localizar el lugar en el cielo en donde suceden los fenómenos más energéticos del Universo.

Participa México en proyecto para rastrear rayos gamma y ondas gravitacionales | El Imparcial de Oaxaca

El Deca-Degree Optical Transient Imager (“DDOTI”, por sus siglas en inglés) es el nuevo proyecto instalado en el Observatorio Astronómico Nacional en la sierra de San Pedro Mártir (OAN-SPM) en Baja California, México y con cuyos telescopios, investigadores del Instituto de Astronomía de la UNAM han podido ver con gran detalle algunas de las galaxias que conforman el Cúmulo de Virgo, una región del Universo que contiene alrededor de mil 500 galaxias.

En una colaboración entre México, Estados Unidos y Francia, que inició apenas hace dos años, hoy ya es una realidad la primera luz del conjunto de telescopios que se dedicará a localizar con alta precisión, el lugar en el cielo en donde suceden los fenómenos más energéticos del Universo.

Explosiones de supernova, colisiones de agujeros negros o la fusión de estrellas de neutrones, son algunos de los procesos astrofísicos que generan estallidos de rayos gamma y ondas gravitacionales, cuyas contrapartes en luz visible podrán ser detectadas y estudiadas con los telescopios que conforman el proyecto DDOTI.

“DDOTI tiene una característica que es única, tiene un amplio campo de visión -120 veces más grande que el tamaño de la Luna-, idóneo para localizar con exactitud el sitio en donde se generan este tipo de fenómenos astrofísicos”, comenta el Dr. Alan Watson, uno de los responsables científicos del proyecto.

“Actualmente tenemos dos telescopios ya instalados, y los cuatro restantes se colocarán en el tercer trimestre del año, de modo que para principios de 2018, el proyecto estará al 100 por ciento”.

“Una de las tareas de mayor importancia para el proyecto DDOTI será la de responder, rápidamente y de manera automatizada, a las alertas enviadas por el satélite Fermi de la NASA y a las del Observatorio LIGO (el primero en haber detectado de manera directa ondas gravitacionales, que fueron reportadas en febrero de 2016), para encontrar la contraparte en luz visible de los estallidos de rayos gamma provocados por la explosión de una supernova, o las ondas gravitacionales que se generan al momento de la fusión de dos objetos compactos como agujeros negros o estrellas de neutrones”, explicó el especialista en astrofísica relativista y también responsable científico, el Dr. William Lee.

“DDOTI ha sido uno de los desafíos más grandes que hemos tenido en el OAN-SPM en materia científica y tecnológica. Obtener la primera luz con tan buena calidad es una muestra clara del liderazgo que el Instituto de Astronomía de la UNAM (IAUNAM) tiene en el desarrollo de instrumentación astronómica de primer nivel”, señaló el director del IAUNAM, el Dr. Jesús González.

Aunado a la complejidad de los retos de DDOTI, los seis telescopios también se enfocarán en tres proyectos más de astrofísica de vanguardia: la detección de exoplanetas de tipo joviano que se encuentren muy cerca de su estrella, la generación de un censo cosmológico de núcleos activos de galaxias asociados a la presencia de agujeros negros supermasivos en sus centros galácticos, y la detección y confirmación de estrellas recién nacidas muy cercanas a nuestro sistema planetario, todas ellas en la Vía Láctea.

Estos proyectos de ciencia de frontera estarán liderados por distintos astrónomos que conforman la colaboración internacional: el primero será dirigido por los doctores Yilen Gómez Maqueo y Mauricio Reyes, ambos del IAUNAM; el segundo por el Dr. Nathaniel Butler de la Universidad Estatal de Arizona; y el tercero por el Dr. Carlos Román, también astrónomo del IAUNAM.

DDOTI es una realidad gracias a las aportaciones del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) a través del programa de Laboratorios Nacionales, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y de la Agencia Nacional para la Aeronáutica y el Espacio (NASA) de los Estados Unidos que aportaron el 62, 17 y 21 por ciento de la inversión total, respectivamente.

Relacionadas: