Formas de evitar las infecciones urinarias |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Ciencia y Salud

Formas de evitar las infecciones urinarias

Se estima que 1 de cada 3 mujeres sufrirá una infección urinaria antes de los 24 años

Formas de evitar las infecciones urinarias | El Imparcial de Oaxaca

Las infecciones urinarias afectan principalmente a las mujeres y pueden ser muy dolorosas. Lo más grave es que en algunos casos pueden derivar en complicaciones en el riñón si no se llevan a cabo los cuidados adecuados. ¿Cómo evitar las infecciones urinarias? Te damos 5 consejos.

Conocidas también como infecciones de la uretra y/o vejiga, las infecciones urinarias son muy comunes y un 30% de las mujeres las padece de forma recurrente.

De hecho, las estadísticas apuntan a que una de cada tres mujeres tiene su primer diagnóstico de infección urinaria antes de los 24 años.

Para mantenerte lejos de las bacterias que causan esta enfermedad, te damos 5 sencillos consejos avalados por especialistas. Toma nota.

Formas de evitar las infecciones urinarias
1. Limpia de adelante hacia atrás

La forma de limpiarse los genitales luego de orinar puede hacer una diferencia significativa en la prevención de infecciones urinarias, ya que una de las principales fuentes de bacterias causantes de este problema se encuentra en las heces.

“Muchas mujeres van a orinar y echan el papelito por delante. Esto puede llevar gérmenes de la zona anal a las zonas de salida de la orina y a la uretra”, afirma el doctor Fernando Simal, miembro de la Sociedad Española de Nefrología.

Así que tras orinar, asegúrate de limpiarte de adelante hacia atrás.

2.Toma agua y vacía bien la vejiga

Una de las mejores formar de evitar infecciones urinarias es tomando abundantes líquidos, de esta manera creas un efecto “arrastre”.

“Si hay más orina, esta arrastra los gérmenes al exterior del cuerpo” asegura el doctor Simal. Sin embargo, este efecto puede ser contraproducente cuando te aguantas las ganas de orinar.

“No se debe esperar ni aguantar con la vejiga llena porque proliferan los gérmenes”, advierte el especialista.

3. Orina inmediatamente después del sexo

Aunque no sea lo más romántico, debes ir de inmediato a orinar después del sexo, aun cuando no tengas ganas de hacerlo.

“Es un contexto de mucho movimiento, gérmenes que pasan de una zona a la otra. Incluso hay un grupo particular de infecciones urinarias asociadas a las relaciones sexuales”, explica el especialista.

4. Cuida la higiene, pero no te obsesiones

Es muy bueno mantener una buena higiene íntima, pero por favor no exageres ni te obsesiones con ello.

“Lavarse excesivamente la zona urinaria y genital altera el equilibrio de los gérmenes”, alerta el doctor.

Así que si te obsesionas demasiado con la higiene de tu zona íntima lo único que causarás es que proliferen los microorganismos negativos por encima de los saludables y se produzcan las infecciones.

5. Consume arándanos

Existe la creencia de que los arándanos pueden ayudar a tratar y evitar las infecciones urinarias y el doctor Simal asegura que dicha creencia es totalmente cierta.

“Es verdad que el arándano rojo americano tiene un efecto de eliminar gérmenes en la orina. He visto pacientes trasplantadas que tienen como parte del tratamiento cápsulas de arándano rojo, ya que tiene un efecto antiséptico urinario”, dice el experto.

Síntomas de una infección urinaria
Las infecciones de las vías urinarias no siempre causan signos y síntomas, pero cuando lo hacen, estos pueden comprender:

Necesidad urgente y constante de orinar

Sensación de ardor al orinar

Orinar frecuentemente en pequeñas cantidades

Orina de aspecto turbio

Orina de color rojo, rosa brillante o amarronado (un signo de sangre en la orina)

Orina con olor fuerte

Dolor pélvico en las mujeres, especialmente en el centro de la pelvis y alrededor de la zona del hueso púbico

En los adultos mayores, las infecciones urinarias pueden pasarse por alto o suelen confundirse con otras afecciones.

 

 

Relacionadas: