Especialista habla de como supera los resultados electorales |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Ciencia y Salud

Especialista habla de como supera los resultados electorales

‘La derrota en las elecciones es cruda y genera una frustración bastante grande, tanto personal como colectiva e incluso se vive un pequeño duelo tras conocer los resultados electorales’, explicó la psicóloga Yendy Estrada Galindo

Especialista habla de como supera los resultados electorales | El Imparcial de Oaxaca

CIUDAD DE MÉXICO

¿Qué sucede en nuestra mente tras conocer los resultados electorales? ¿Por qué nos frustramos cuando no gana el candidato que queremos? ¿Cómo superarlo?

La psicóloga Yendy Jazaret Estrada Galindo, egresada de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Instituto Mexicano de Psicoanálisis, comentó que en nuestro país apelar a las emociones de los electores durante las campañas no es algo nuevo, “por tanto cuando alguien se involucra con un candidato o partido lo hace no solo desde la ideología política sino desde el plano emocional”.

Sin embargo, aclaró que no se puede generalizar, ya que no todos los votantes tendrán estas reacciones ante una derrota de su partido o su candidato en las elecciones.

La psicoanalista de 34 años explicó que la democracia es un fenómeno político, institucional y legal, incluso cultural, pero también lo es de naturaleza psicosocial, porque se le examina como objeto de pensamiento ciudadano, a partir de los referentes ocultos y manifiestos.

La incertidumbre de no saber quién ganará las elecciones, es una característica del sistema democrático que a ratos pareciera ser sustituida por la desconfianza de los electores hacia las instituciones garantes de la organización, desarrollo y calificación de los comicios”, dijo.

Para Gabriela, profesionista del Estado de México y quien votó en la elección presidencial de 2012, la decepción la invadió tras conocer los resultados electorales en aquel año.

“Sabía que Peña Nieto iba a la cabeza en las encuestas, pero esperaba que ganara Andrés Manuel López Obrador.  Pero el 1 de diciembre fue la confirmación y ya no hubo vuelta atrás, fue un sentimiento de derrota entre los universitarios. Además, yo estaba al pendiente del movimiento #YoSoy132, ya que en ese entonces tenía 22 años y estaba estudiando en la UNAM”, refirió.

 

Superar, resultados electorales, psicología, mente, elecciones 2018

¿QUÉ SENTIMOS CUANDO NO GANA EL CANDIDATO DE NUESTRA PREFERENCIA?

La psicóloga mencionó que la investigación sobre el papel de las emociones y decisiones electorales comenzó desde la publicación de American Voter (1980),cuyos autores describen el vínculo emocional entre los votantes, los partidos políticos y candidatos.

Recientemente, se ha explorado la relación entre las emociones y la decisión racional de las personas en el ámbito político y psicológico, explicó.

De esta forma, argumentar que las emociones tienen un efecto en la decisión racional de los individuos ya está aceptado por algunos académicos que utilizan la metodología de la teoría de juegos dentro de la economía y cada vez más dentro de la ciencia política”, detalló.

Según estudios realizados por la socióloga Daniella Leal, perder la elección no sólo genera una gran frustración en el candidato derrotado, sino también en el ciudadano que votó por él, el que incluso vive un pequeño duelo.

La derrota electoral es cruda y genera una sensación de frustración bastante grande, tanto personal, como colectiva, agregó.

Esa sensación se acentúa con el voto voluntario, ya que quienes acuden a votar es porque efectivamente se sienten más convocados por un candidato. En un escenario donde tienes la opción de no votar, que hayas tomado una decisión a favor de uno u otro, por la razón que sea, genera un vínculo o compromiso mucho mayor, entonces enfrentar una derrota es duro, no es algo que te de lo mismo”, aseguró.

Daisy Viruel Torres, de 38 años, votó en 2006 por Andrés Manuel López Obrador en el Estado de México; sin embargo, los resultados no fueron lo que esperaba, por eso se sintió frustrada al conocerlos.

“Lo superé pensando positivo, que quizás nos iba ir mejor”, aseguró.

La psicoanalista mencionó que el duelo generado por la derrota electoral dependerá de qué tan involucrado esté el votante con las ideas del candidato. Por ejemplo: para alguien más activo, que hizo campaña por el candidato, va a ser un proceso más largo que para alguien que sólo simpatizaba con ciertas ideas o parte del programa.

“El tiempo que dure ese duelo depende de cada persona, desde un par de semanas a un par de meses, y que puede ser útil tomarse un periodo de desconexión. Al final, todas las personas necesitamos la base que es casi siempre la misma: sentir una retroalimentación positiva con las personas que nos rodean y encontrarle un sentido a lo que hacemos cada día”, afirmó.

Detalló que una situación de duelo es una reacción natural ante la pérdida de alguien o algo significativo, es decir, es reacción emocional y de comportamiento en forma de sufrimiento y aflicción cuando un vínculo afectivo se rompe. Incluye componentes físicos, psicológicos y sociales, con una intensidad y duración proporcionales a la dimensión y significado de la pérdida.

Como todo duelo debe ser resulto en etapas, lo importante es dejar que esas emociones fluyan de forma positiva, que no se enfoquen hacia la violencia que puede propiciar el enojo, o hacia el miedo que desata la tristeza o la incertidumbre por el futuro”, resaltó.

¿CÓMO SUPERAR LOS RESULTADOS ELECTORALES DESDE LA PSIQUE?

Yendy Jazaret Estrada Galindo aseguró que la clave es analizar la derrota con la “cabeza fría”.

Aclaró que no todos reaccionarán igual, sino que dependerá en gran medida del entorno y el ambiente en que se desenvuelven, por ende no todas las personas sentirán el mismo grado de frustración que otras ante una eventual derrota u objetivos incumplidos.

Después de ese momento de shock, se analizan todas las cosas que llevaron a perder, qué falló, qué es lo que uno no repetiría y qué mejoraría del proceso, se busca el aprendizaje. Las situaciones frustrantes se presentaran siempre a lo largo de nuestra vida, ya que no existe una vida perfecta, pero, el deber es del individuo de no dejarse vencer ante estas y aprender de ellas para poder seguir adelante”, explicó la psicoanalista.

Para Mario las cosas no fueron diferentes, aunque sabía que Josefina Vázquez Mota iba en tercer lugar de las preferencias en 2012, él esperaba un repunte el día de la elección y de menos que su candidata terminara en segundo lugar, ya que incluso hizo campaña a favor de ella en la delegación Benito Juárez de la Ciudad de México, pero no fue así, por lo que sintió algo de tristeza.

“Al principio me sentí triste, porque no ganamos y aparte terminamos en tercer lugar, pero tras unos días de regresar a la rutina, pues ya no me importó tanto”, relató.

¿QUÉ HACER EL DÍA DESPUÉS DE LA ELECCIÓN ANTE LA DERROTA?

Lo más sensato es hacer una reflexión de qué fue lo que pudo haber salido mal y eso viene aparejado con una autocrítica personal. Obviamente, hay un grado de frustración grande, pero también tiene que haber una etapa reflexiva en la cual se revisen los procedimientos, se evalué como podemos accionar a partir de las propuestas de la persona que resultó electa, recomendó la psicóloga.

Para superar el enojo, la decepción o la frustración, reiteró, hay que tomar los resultados con cabeza fría y sobre todo con una visión crítica y resolutiva, “por tanto una de las formas de resolución de una derrota es informarnos y ver más allá de las campañas”, mencionó.

Debemos tener en cuenta que en política nunca podemos llegar a contar con toda la información, uno no puede saber si las intenciones o lo que creemos de tal o cual candidato se va a materializar o no en el tiempo, pero eso no nos excusa de exigir a nuestros candidatos propuestas completas y coherentes, agregó.

El discurso de las campañas sobre todo en estas elecciones ha pasado de la exaltación de las virtudes personales y de las propuestas de gobierno a la ridiculización de los otros candidatos, apoyándose en metáforas y comparaciones, haciendo énfasis en el imaginario de cada elector, recurriendo a sus anhelos y sueños que podrían nunca verse concretadas o a sus temores que pudieran aparecer en el acto de gobierno de quien resultara ganador”, opinó.

Dijo que candidatos y partidos han encontrado en la estimulación y juego de las emociones una oportunidad real para obtener el triunfo en las contiendas electorales, aun sabiendo que lo que creen los votantes puede no formar parte de la realidad, lo que provoca una marejada de emociones en el elector y que quien las está generando no puede dimensionar hasta dónde llegará.

Cristina, de 47 años y habitante de la delegación Álvaro Obregón, también votó en 2006 y 2012, en ambas anuló su voto.

Señaló que lo que deberíamos lograr, más que aprender a manejar la frustración tras una elección, es prevenirla.

Si nos esforzamos por educar y crear un pensar comprensivo y reflexivo en los habitantes en edad escolar, en vez de quejarnos y aguantarnos, así como exigir claridad de acciones a los candidatos, porque hoy en día más que elegir a quien nos gobierne, elegimos al candidato menos peor”, aseguró.

Mencionó que el pueblo ya no tiene fuerzas para combatir tanta corrupción y más con cantidades ofensivas de presupuesto destinadas a los partidos.

“Por eso sólo teniendo generaciones mejor preparadas podremos exigir gobiernos justos. Eso me movió a retomar la escuela, para exigir derechos y respeto con uso de razón y conocimiento de la ley, para ser escuchada y no sólo gritonear”, afirmó.