Abrazar a tu bebé recién nacido puede modificar su ADN |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Ciencia y Salud

Abrazar a tu bebé recién nacido puede modificar su ADN

Abrazar mucho a tu bebé no es malo, todo lo contrario

Abrazar a tu bebé recién nacido puede modificar su ADN | El Imparcial de Oaxaca

Un estudio demostró que los abrazos a recién nacidos modifica su ADN.

¿Te encanta abrazar a tu bebé recién nacido? Si la respuesta es sí, te sorprenderá saber que un nuevo estudio reveló que los beneficios de abrazar bebés recién nacidos son tantos, que llegan hasta su biología más profunda: el ADN.

El contacto piel con piel entre la madre y su bebé, las caricias y los apapachos, pueden activar o desactivar ciertas partes del ADN del recién nacido, es decir, pueden alterarlo.

Beneficios de abrazar bebés recién nacidos
Aunque parezca difícil de creer, investigadores de la Universidad de Columbia Británica, publicaron un nuevo estudio en Development and Psychopathology, que explica que el contacto físico durante el periodo neonatal puede alterar la expresión genética del bebé.

Para entender lo anterior, es necesario que primero sepas qué es la epigenética.

Este término se refiere al estudio de las interacciones entre genes y otros factores genéticos que son determinados por el ambiente celular en lugar de por los factores hereditarios.

Los factores genéticos, modifican la actividad y la expresión de los genes, pero lo hacen sin alterar su secuencia.

Podría decirse que estos factores, activan o silencian regiones del ADN, lo que resulta en diferentes expresiones de esa herencia genética, pero sin modificar el genoma.

De acuerdo al estudio, abrazar a tu bebé recién nacido puede favorecer esos cambios en el ADN, es decir, la cantidad de abrazos en las primeras semanas de vida influye directamente en la aparición de cambios epigenéticos en al menos cinco áreas del ADN.

El sistema inmunológico y el metabolismo son algunas de las áreas que se modifican.

Entre más abrazos, mejor
En el estudio, 94 recién nacidos tuvieron un registro de la cantidad de veces que los abrazaban o los tocaban en sus primeras cinco semanas de vida.

¿El resultado? Cinco años después, su ADN mostró que aquellos bebés que habían tenido un contacto físico menor en las primeras semanas de vida tenían perfiles moleculares en sus células que parecían subdesarrollados para su edad.

Así lo explica Michael Kobor, uno de los autores del estudio:

“Una maduración epigenética más lenta puede reflejar un progreso menos favorable en lo que se refiere a su desarrollo, especialmente en su desarrollo psicológico”.

No creas en los mitos, los beneficios de abrazar bebés recién nacidos son muchos, así que apapacha a tu pequeño tanto como puedas.