Quantcast

Arte y Cultura

De la contemplación a la experiencia

Educación, inclusión de varios públicos y una mayor interacción con sus visitantes son algunas de las líneas de trabajo que exploran algunos recintos
por Lisbeth Mejía

Entrar a un museo y ver las colecciones con que cuenta o visitar sus exposiciones temporales ya no tendría por qué remitirse a la concepción que se tiene de un sitio como éste. Y es que desde que algunos sitios han optado por trabajar en líneas como la educación, se espera que los museos dejen de ser espacios de contemplación y pasen a ser generadores de experiencias.

Asimismo, el museo puede salir de su espacio para ir a donde están los públicos y propiciar diálogos con éstos. O abordar temas que se pensarían alejados de su especialidad.

Ese es el caso del Museo de Filatelia (Mufi), un recinto creado hace casi 19 años y que comenzó exhibiendo colecciones filatélicas, pero que por la necesidad de atender diferentes públicos conformó un área especial para la parte educativa.

Este 18 de mayo se celebra el Día Internacional de los Museos, un festejo que en 2016 se vivió en más de 35 mil recintos de 145 países (según cifras del Consejo Internacional de Museos, ICOM, por sus siglas en inglés).

La conmemoración data de 1977, es decir, hace 40 años. La temática de 2017 tiene que ver con "Museos e Historias controvertidas: decir lo indecible en los museos", que en el caso de Oaxaca puede relacionarse con los plagios en torno a los textiles.

O bien para pensar en la inclusión y la educación, ambos temas poco explorados en México, según expresa María de la Luz Santiago Pérez, coordinadora de Educación del Museo de Filatelia.

En este año, la ciudad de Oaxaca se quedó sin uno de sus museos que sobresalía por tener una línea de trabajo didáctica: el Museo del Palacio-Espacio de la Diversidad, que estaba unido al Museo Tecnológico de la Mixteca. Hasta ahora, se desconoce el lugar en el que será reubicado.

Sin embargo, surgió uno nuevo: el Museo Infantil de Oaxaca, que además de atender a un público específico, cuenta con parcelas temáticas que propician la generación de experiencias y se aleja de la idea de contemplación con que se relaciona a un museo.

Sin embargo, el Mufi podría colocarse como el que lleva ya varios años explorando la faceta del aprendizaje.

Llegar a más públicos

María de la Luz explica que aunque una persona no llega a un museo con la necesidad primordial de aprendizaje, es algo que se puede hacer para involucrar a más públicos que por lo general no se detendrían por desconocer de arte, historia u otros temas, o que asocien a estos recintos como elitistas.

"Entonces, cómo borramos esas barreras para que se acerque el público: lo que hacemos es crear programas que atiendan a diferentes públicos".

La educación no era un área específica en el Mufi, ésta comenzó como un área de talleres que al final tuvo su propio espacio para trabajar una línea que es tendencia en los museos: dejar de ser un espacio contemplativo y convertirse en un proveedor de experiencias.

"Pensamos que la filatelia nos podría limitar, porque sólo vamos a hablar de timbres postales, pero no es así, porque en la filatelia un timbre es un mundo y nos vamos a encontrar miles de historias en un pedacito de papel: desde la fecha en que se emitió, por qué se emitió, los personajes, si cuenta alguna anécdota...", detalla la coordinadora.

"Llegar a todos nuestros públicos es una tarea difícil; nosotros trabajamos con diferentes escuelas, pero también hemos llegado a otros públicos a través del programa Mufi en tu comunidad", cuenta María de la Luz sobre el proyecto que ha llegado a sitios como Hacienda Blanca, Magdalena Apasco, Teotitlán de Flores Magón, San Pedro Cajonos, Huatulco, Teotitlán del Valle y Tlacolula.

La apuesta del Mufi para celebrar el 18 de mayo se basa en la inclusión, otro de los temas que pocos recintos contemplan y que no se reduce a considerar un museo como inclusivo por contar con una rampa para personas discapacidad motriz, sino en abarcar varios temas para distintos públicos.

La parte de educación en el Mufi, añade María de la Luz, se sostiene en propiciar experiencias para crear nuevos diálogos y ser inclusivos.

Siguiendo la línea de las experiencias, uno de los recintos que se ha enfocado más en ello es el Museo Infantil de Oaxaca, a través de sus parcelas y vagones temáticos De esta forma, se atiende a menores de entre 3 y 13 años de edad diariamente.