Quantcast

Arte y Cultura

Desintegra Seculta a la Sinfónica de Oaxaca

La agrupación queda con menos de 30 músicos; prescinden de 35 intérpretes contratados por honorarios y del director
por Lisbeth Mejía

La Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca (Seculta) desintegra a la Orquesta Sinfónica de Oaxaca (OSO), que desde agosto de 2015 y hasta diciembre de 2016 venía trabajando con más de 60 músicos.

La agrupación que dirigió Juan Trigos queda reducida a menos de 30 miembros de confianza, los que la conformaban hasta antes de 2015, cuando se encontraba al frente de ella Javier García Vigil.

De esta forma y tomando en cuenta los requerimientos básicos para denominarse sinfónica, los músicos de quienes se prescinde refieren que lo que queda es apenas una orquesta de cámara, "y eso si está en las dotaciones correctas, pero no lo está".

En un documento firmado por la titular de Seculta, Ana Isabel Vásquez Colmenares y dirigido a las tres intérpretes que integran la comisión de músicos contratados por honorarios, la funcionaria les informa que es "imposible su recontratación en 2017".

Asimismo, que la decisión fue tomada luego de haberse ya dado a conocer el Presupuesto 2017 para la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca.

"Sabemos que no hay recursos estatales ni, por ahora, recursos federales disponibles –era con recursos federales que se les pudieron pagar sus honorarios- por lo que es imposible su recontratación en 2017", dice la Secretaría de las Culturas en el documento fechado el 7 de enero de 2017.

El prescindir de los servicios de los 35 músicos por honorarios –explica la titular- también se debe a que en el proyecto presupuestal de 2017, "que fue responsabilidad de la Secretaría de las Culturas encabezada por nuestro antecesor, sólo se contempló una mínima cantidad para las actividades de la OSO en 2017 y sólo se previeron los recursos para pagar la nómina de los músicos de confianza, que han pertenecido a la Sinfónica antes de 2015".

Vásquez Colmenares agrega que esta situación no es una decisión unilateral del Gobierno del Estado, a través de la Seculta, sino que obedece al panorama que enfrenta la entidad en materia presupuestal.

"Lamentamos mucho no poder continuar con ese programa artístico, como se desarrolló en 2016. Sin embargo, la OSO no va a desaparecer", se lee en el documento, cuya copia fue proporcionada a EL IMPARCIAL.

Con un aproximado de 28 músicos, los existentes antes de la llegada de Juan Trigos, la agrupación queda también sin director, pues la secretaría prevé un plan de acción acorde a las nuevas circunstancias.

De esta forma, con la colaboración de los músicos permanentes así como de asesores musicales externos, la funcionaria les explica que tal plan estará apegado a lo instruido por el gobernador del estado, Alejandro Murat Hinojosa, que es:

"Privilegiar las diferentes expresiones artísticas como un derecho humano que debemos tratar de impulsar en primer lugar en las distintas regiones del estado", siendo parte esencial en esa labor las músicas oaxaqueñas.

Luego de la respuesta enviada al domicilio de una de las integrantes de la comisión de músicos por honorarios, varios miembros dijeron sentirse sumamente tristes y frustrados, tanto por la situación en que quedan como por la dejada al público que asistía a sus recitales.

Martha Moreyra, una de las intérpretes y representante de los músicos por honorarios, pensaba en un 2017 en el que la Sinfónica realizara giras por el país y más temporadas en forma. Asimismo, actividades académicas u otras acciones de impacto social desde su persona.

"Todos esos sueños que cada uno pudo elaborar en este año y medio, se ven ahora totalmente muertos, asesinados, por falta de visión de uno o varios funcionarios públicos, porque era cuestión de que le echaran un poco de voluntad, de esfuerzo.

"Había bastantes cosas de las cuales se podían partir para continuar esto y es realmente mucha decepción, impotencia, pero tampoco me siento derrotada".

No obstante, ella y sus compañeros confiaron que situaciones como ésta puedan evitarse en el futuro, pues ello significaría jugar con la vida de los músicos, del arte y de la gente.

La respuesta de la titular de Seculta ocurrió luego de dos reuniones con el subsecretario de Planeación Estratégica, Ignacio Toscano (los días 21 de diciembre de 2016 y 6 de enero de 2017).

Asimismo, fue enviada al domicilio de una de las afectadas, Martha Moreyra, por lo que las destinatarias vieron el actuar como algo peculiar, además de rebasar el plazo dado por el Gobierno del Estado para responder a la petición (10 días hábiles a partir del 14 de diciembre de 2016).

"Me extraña que, ya conociendo de antemano que no se nos iba a recontratar, se nos hizo esperar prácticamente más de un mes para que nos fuera notificado en un oficio", subraya la violinista.