Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn

Como exposición conmemorativa de su aniversario 29, el instituto llena su galería con obras del autor danés

  • Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn
  • Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn
  • Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn
  • Celebra el IAGO con gráfica de Asger Jorn

Desde el pasado viernes 1 de diciembre, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO) abrió al público una muestra de gráfica proveniente de la Colección Toledo/INBA. Esta vez, tocó el turno al artista danés Asger Jornser parte de los festejos por el aniversario 29 del espacio que un 28 de noviembre de 1988 abrió en la ciudad el artista y promotor cultural juchiteco Francisco Toledo.

Fue a las 19:00 horas de viernes, sin inauguración o palabras alusivas a la celebración y la muestra, cuando el público comenzó a recorrer las salas de la galería anexa al instituto que días antes celebraba un año más de vida.

Piezas en distintos formatos daban cuenta de la producción hecha por el artista nacido en Vejrum, Jutlandia en 1914 y fallecido en 1973. Litografías, aguafuertes, xilografías, puntas secas eran también una muestra de la variedad del artista, así como de la colección en la que se inscribe. Guillermo Santos, autor del texto de sala de la exposición, subraya esa cualidad en la obra de Asger, un artista cuya producción abarcó cerca de 40 años y por lo cual la muestra del IAGO es una especie de retrospectiva.

Los primeros trabajos de Jorn en la gráfica —explica Santos— están dedicados a retratar su entorno familiar, la vida de su lugar natal; los siguientes son enfocados en los temas sociales, de ahí que sus imágenes retomen elementos como las fábricas, los muelles, los obreros, entre otros, y se observara en ellos la influencia de alemanes como Otto Dix.

“Hacia 1936 se unió a la Academia Contemporánea que dirigiera Fernand Leger en París. Es probable que haya sido en esa época (no sin recibir las influencias de Klee y de Miró) que encontrase ese estilo espontáneo, original, lúdico, que caracteriza muchas piezas que se presentan ante el espectador”.

Es así como, también basado en las opiniones de otros expertos como Valeriano Bozal y Corten Probstein, Santos destaca que los visitantes no se hallen frente a un género (la gráfica), sino simplemente a Asger Jorn.

Asimismo, habla de la importancia del danés en una colección de gráfica iniciada por Francisco Toledo hace varias décadas, pues en ella hay varios nombres que la hacen una de las más importantes y trascendentes.

Durero, Picasso, Ensor, Klinger, Piransei y Goya son algunas de las personalidades que acompañan a Jorn en esta colección que en 2015 fue donada por Toledo al Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), como ocurrió también con el IAGO.

“Cada cierto tiempo, algunas de las obras de estos maestros del arte pueden ser admiradas en un territorio como el nuestro (México), que podría denominarse como ‘políticamente hostil al humanismo’. En dicho escenario, pese a todas las contrariedades que implica, ha tenido una actividad cultural de excepción”, resalta Guillermo Santos sobre la colección que en este mismo año tuvo una exposición conformada por más de 200 piezas, en el Centro de las Artes de San Agustín (CaSa).

La colección de gráfica reúne más de 24 mil piezas y en ella hay lo mismo artistas mexicanos que de varias partes del mundo. Ello con base en una selección que parte de las experiencias personales de Toledo, así como de su intención por generar un acervo para exhibirse en la Casa de la Cultura de Juchitán.

EL INSTITUTO Y SUS 29 AÑOS
Iniciado con ejemplares propios, en una casa del siglo XVIII que habitara por 10 años Francisco Toledo, es como empieza el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, un sitio que tras varios años ha logrado reunir decenas de miles de ejemplares. Se estima que alrededor de 70 mil.

El pasado 28 de noviembre, el IAGO, como comúnmente se le conoce, cumplió 29 años de existencia. El festejo fue algo sobrio esta vez, aunque tras la apertura de la muestra de Asger Jorn se ofrecieron antojitos tradicionales para los asistentes.

El IAGO se aproxima a sus tres décadas, tiempo en el que además de biblioteca especializada en artes ha extendido sus colecciones a otras áreas como la literatura y albergar otro tipo de material para consulta (es de recordar que otra de sus sedes está sobre avenida Juárez).

El IAGO, que desde 2015 fue donado al INBA cuenta además con una galería, en la que se han exhibido varias series de gráfica, carteles, ilustraciones e incluso escultura. Este año, una de sus exposiciones más recordadas es la de su propio fundador, Francisco Toledo.

Además, cuenta con un taller de gráfica, El Alacrán, entre otras actividades que amplían su oferta cultural.

Entre los objetivos del recinto, destaca el hacer más accesible el lugar, pues ello conlleva el generar y atraer nuevos púbicos, mencionaba hace tiempo su directora, Inari Reséndiz.

En cuanto a su función como un recinto de consulta y aprendizaje, el IAGO amplía constantemente su acervo bibliográfico, que hasta la fecha cuenta con alrededor de 52 mil libros catalogados, divididos en seis salas: de foto, arquitectura, pintura, colecciones y museos, temas en el arte y la de gráfica.

 

Relacionadas: