Pueblo Nuevo, nueva zona textilera | Arte y Cultura
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Especiales

Pueblo Nuevo, nueva zona textilera

Oriundo de la Mixteca enseña a jóvenes del lugar a trabajar el algodón el tenar de pedal de chicote; pretende convertir a la zona en la cuna de la mantelería

  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera
  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera
  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera
  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera
  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera
  • Pueblo Nuevo, nueva zona textilera

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

La Textilera del Manantial busca desde la Ciudad de Oaxaca, rescatar el bordado de algodón y los diseños de la Mixteca, mediante la utilización del telar de pedal de chicote y la enseñanza a los jóvenes.

Epifanio López Jiménez originario de Santa María Apazco, Nochixtlán Oaxaca  trabaja en un taller de textil desde donde ha formado nuevos cuadros que han exportado su arte y capacitado a otros artesanos de Mitla y Teotitlán del Valle.

Desde el 2002 fue el primer trabajador en impulsar la nueva generación de tejedores, pues  en ese entonces solo había alrededor de 6 talleres y no todos estaban dispuestos a enseñarles a las nuevas generaciones.

El mixteco presume haber logrado enseñar a muchos jóvenes, quienes han puesto su propio taller en la zona de Pueblo Nuevo en donde hay alrededor de 22 talleres textiles de telar de pedal de chicote bordan sus productos.

Pueblo Nuevo es una zona textilera en la cual el  60 por ciento de los lugareños  depende del textil, al ser beneficiarios de trabajos directos e indirectos, aunado a que en cada taller se generan alrededor de 15 a 20 empleos.

Recuerda que cuando comenzó en el taller ubicado en una de las zonas altas de la capital, tuvo que comprar un telar muy viejito y reparar varias piezas para que pudiera funcionar, es así como   empieza su  aventura del tejido textil y como hay que vender y producir.

Sostiene que en sus inicios los señores del barrio de Xochimilco, con quienes trabajaba, hacían los trabajos y todo lo entregaban a lugares turísticos como;  Mitla, los mercados de artesanías, pese a que la cuna de la mantelería era Xochimilco.

Y luego en el 2015 vuelve a pasar lo mismo con los trabajadores y los señores de Teotitlán del Valle pues deciden comprar telares de pedal de chicote para tejer manteles y contratan jóvenes ya capacitados para elaborar los manteles.

Pero en base a su interés por poner en alto el nombre del textil y el trabajo en el telar de pedal de chicote, se ha abierto camino poco a poco, con trabajo y promoción de boca en boca.

 

El inicio

Relata que a los 12 años emigra a la capital del estado con el fin de trabajar y estudiar, por lo que  llega es a la colonia Reforma  a un taller de elaboración de textiles.

Es ahí en donde comencé a aprender el arte del textil por la mañana y por las tardes en la escuela y así inicia mi aprendizaje del textil, adquiriendo los conocimientos gradualmente durante 3 años aprendiendo con la Señora Trinidad Velasco, reconoce.

Sin embargo explica que luego de que fallece  su mentora tuvo que cambiar de lugar de trabajo y es así como  llega  al barrio de Xochimilco donde conoce  las formas de diseñar los tejidos tradicionales, a elaborar las figuras en los productos, en manteles, realización de Noche Buenas  y figuras del danzante.

Y al darme cuenta que era un gran negocio comencé a promocionarlo más y mis ingresos aumentaron y llegó un momento que yo levantaba mi pedido y trabajaba con mi patrón, pero comenzó a fallar en el tiempo de entrega y  lo que opté es por poner mi propio telar.

Dice que rápidamente se dio  a conocer y  algunos otros trabajadores salieron y pusieron su propio taller, unos fracasaron  otros lograron sobresalir  pero la importancia del telar es enseñar lo que uno sabe.

Decía que trabajaba en los textiles de telar de pedal de chicote, en  donde se hacen manteles, colchas, cortinas, servilletas  de algodón y me comenzaron a pedir muestras, donde  tuve que  pedirle las prendas a mi patrón para poder vendérselos, comenta.

Al  paso del los años logré enseñar a jóvenes  de diferentes regiones y asistiendo a diferentes estados de la República  durante cinco años y jóvenes y  dando la oportunidad a los  que emigran a la capital en busca de oportunidades.

Y como  organización civil en el 2006 organice a todos los textileros por primera vez donde junte a mas de 150 talleres de Valles Centrales, reuniendo a Pueblo Nuevo, Xochimilco, Volcanes, Colonia Estrella, Ejido Guadalupe Victoria, Donají, Santa Rosa, San Martín Montoya, Cinco Señores, Santa Lucía, en donde se formó la Integradora de Tejedores Artesanales de Oaxaca.

Pueblo Nuevo, cuna de la mantelería

Nuestra idea es que Pueblo Nuevo   se le conozca como zona de la mantelería textil de telar de chicotes  o zona textilera de Oaxaca y que el gobierno ponga una señal que diga zona textil de talares de pedal de chicote, sostiene.

Expone que  el turismo siempre busca los manteles típicos, pero a los talleres familiares las autoridades de Turismo estatal y Secretaría de Economía, poco les interesa su promoción para atraer visitantes.

“No nada más bordamos manteles, sino también colchas, cojines, camisas con estampado propio de la Mixteca al recuperar diseños originales y en donde debemos innovar todos los días para estar vigentes”, expone.

Talleres familiares

Explica que los talleres son familiares y generan empleos para Oaxaca conservando la cultura milenaria del país, en el 2010 instalamos un taller en la comunidad de Santa María Apazco para madres solteras, manifiesta.

Reconoce que apoyó también a los artesanos de palma de Santa María Apazco, pues hoy en día hacen trabajos de palma con el  denominamos nudo mixteco, elaboramos los sombreros, petates y tapetes.

En el año 2015 instalamos un taller textil en Asunción Nochixtlán  que hoy en día está capacitando a jóvenes del Bachillerando del Cobao en donde aprenden y ganan un  ingreso para su  enseñanza.

No hay que quedarse con los conocimientos que pueden ser útiles para otros futuros jóvenes y así evitar que recurran a loa vicios,  dice la frase enséñale a pescar y no morirá de hambre;   el textil me dio todo; vestido,  comida, una  carrera,  un lugar en donde vivir y el aprendizaje del ser una persona de bien, afirma.

Relacionadas: