¿Por qué no una presidenta indígena?: Poniatowska | Arte y Cultura
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Arte y Cultura

¿Por qué no una presidenta indígena?: Poniatowska

Este sábado, la escritora fue homenajeada durante el inicio de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca

¿Por qué no una  presidenta indígena?: Poniatowska | El Imparcial de Oaxaca

Oaxaca de Juárez, Oaxaca

Elena Poniatowska dice que votaría por Andrés Manuel López Obrador y por Marichuy en las siguientes elecciones presidenciales. Del primero, aún duda que lo dejen ganar; de la segunda, piensa que se trata de una propuesta interesante, para la cual daría su voto por ser mujer.

¿Por qué no una presidenta indígena?, se pregunta la escritora que este sábado fue homenajeada durante el inicio de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), pero que también se considera alejada de la realidad, pues de estar apegada a ella no sería escritora ni periodista.

Estoy con López Obrador desde hace 12 años, acota; pero la posibilidad de una mujer indígena, con un discurso diferente, le parece atractiva.

De ganar Andrés Manuel López Obrador, Elena explica que para ella no habría posibilidad alguna de estar en el gabinete: “soy malísima para la política, no serviría”, expresa quien ve en la política una de las posibilidades de enriquecimiento en México, pero descarta esa posibilidad para ella, pues ni siquiera nació en este país.

Elena está en Oaxaca como parte de la feria a la que por lo menos ha asistido en los últimos tres años. La semana pasada, en el Instituto de Cultura Mexicana, la escritora vestía toda de negro, decía que era como reflejo del dolor y muestra de solidaridad con las personas afectadas por los sismos.

Parece que esa solidaridad de la que hablaba seguía este sábado, previo a su homenaje en la edición 37 de la FILO, pues la autora de Tinísima y Las Soldaderas mantenía el negro: su blusa era similar a la usada en 2015, durante la FILO. Con bordados de hilos negros y una falda larga del mismo tono, la escritora y periodista de origen francés hablaba de lo que se ha de hacer en el país ante las afectaciones por los sismos del 7 y 19 de septiembre.

“Todos estamos abocados a eso, a la reconstrucción, a rehacernos a nosotros mismos y también a rehacer las viviendas, rehacer las casas, ayudar sobre todo a Oaxaca y a Chiapas”, señala quien al hablar de Oaxaca se remite a Jesusa Palancares, la protagonista de su libro Hasta no verte Jesús Mío (1969) y Demetrio Vallejo, clave en la huelga ferrocarrilera. Ambos de Oaxaca.

Sin embargo, ante este panorama dejado por los terremotos y una muerte recordada recientemente como celebraciones en México, la escritora cree que hay una explotación cada vez mayor de las tradiciones.

“A mí me da tristeza, porque nuestras muertes eran más discretas y por lo tanto más bellas”. De la película Coco, percibe que el uso de personajes en los que todos son “Fridas”, muertes, piñatas y calacas, ya no hay seres humanos y se tiende a eso, a la comercialización.

Poniatowska, quien dice tener poca capacidad de realidad, recuerda entonces a T. S. Elliot para decir que la humanidad no pude soportar demasiada realidad.

“No soy una mujer, ni un hombre ni un perro, no soy nada realista, invento lo que quiero en mi cabeza, y no sólo cuando sueño, cuando duermo, a veces también durante el día (…) si tuviera que ver mucho con la realidad, no sería escritora, no sería periodista, tendría una posibilidad que jamás he tenido, de ganar dinero, de saber dónde está; yo nunca sé dónde está”.

Relacionadas: