Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca

Además de motivar a las nuevas generaciones, el museo busca interesarlas en preservar, estudiar y coleccionar el timbre

  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca
  • Siembra el Mufi afición por timbres postales en Oaxaca

Motivar a adolescentes y adultos jóvenes a creer en la comunicación epistolar e interesarlos por el coleccionismo de timbres postales es uno de los objetivos del Museo de Filatelia de Oaxaca (Mufi). Con 19 años de existencia, el recinto que iniciara con un acervo de timbres sobre el beisbol ha extendido sus acciones y alcance a varios públicos, a fin de hacerles ver que la filatelia es una actividad interesante y accesible.

El Museo de Filatelia (Mufi) se inauguró el 9 de julio de 1998, en el centro de la ciudad de Oaxaca. Desde su creación, sus enfoques han tenido algunos cambios, debido a los avances tecnológicos que no necesariamente representan obstáculos, sino oportunidades para llegar a generaciones que viven las 24 horas del día con celulares u otras tecnologías.

Asimismo, se ha planteado ser un museo de experiencias y no sólo de apreciación. Ello, por medio de actividades diversas generadas y desarrolladas por áreas específicas.

En 2016, el Mufi recibió alrededor de 38 mil visitantes, la mayoría de los cuales fueron jóvenes de Oaxaca, de entre 15 y 28 años de edad. En lo que va de 2017, la cifra ha sido rebasada.

Aunque los adolescentes y adultos jóvenes son algunos de sus públicos, el Mufi incluye a varios sectores de la población, diferentes en edades y ocupaciones o incluso aquellos con poco acceso a la oferta cultural.

Farid Rodríguez, coordinador de comunicación institucional del Mufi, señala que aunque la temática del museo es compleja y hay muchas personas sin intereses en la filatelia, el hablar de un timbre postal no se limita a “un pequeño papelito o una estampilla que no va a contar nada”, pues éste implica varias cosas, como el conocimiento de temas diversos: la vida marina, la cultura del café, la historia postal de México, el beisbol, el arte correo, entre otros.

PREDOMINANCIA DE LO VISUAL

Cuando el museo fue abierto, se comenzaban a gestar varios cambios tecnológicos, entre ellos las computadoras y la comunicación que años más tarde se dio por el correo electrónico hasta llegar a las redes sociales, que han hecho de la espera cuestión de segundos o nada.

A decir de Farid, el museo comienza con grandes expectativas de cambiar la percepción de que las cartas pueden ser y son vigentes. Al comenzar un nuevo milenio, del año 2000 en adelante,  cuando muchas personas comienzan a tener dispositivos móviles, el enfoque del museo empieza a ser por medio de objetivos.

“No nada más es un museo de apreciación, estamos hablando de una tarea más compleja, de que el museo no se va a estancar”, explica, pues se espera que los visitantes no se limiten a visitar la bóveda filatélica y ver timbres o postales.

¿Qué se puede dejar a los visitantes?, es una de las preguntas que lleva a implementar los departamentos de educación, exposiciones, de su biblioteca, entre otros.

“Hablamos de una estructura más fuerte dentro del museo, de poder reconstruir la misión del museo, bueno, ¿a partir de qué?: de tener un departamento de comunicación, uno de educación, uno de exposiciones y así nos vamos a poder ir, ¿para qué?: para colaborar en equipo y llevar esta percepción antigua de la comunicación a las nuevas generaciones”.

A partir de eso, el museo ha diseñado actividades educativas como conferencias, talleres, cursos, seminarios, proyecciones, presentaciones de libros, noches de museo y asesorías. Todo enfocado a través de una palabra, el timbre postal, la filatelia.

Parte de esas actividades que se programan anualmente se realizan fuera del museo, mediante el programa Mufi en tu comunidad, que ha llegado a comunidades alejadas de la capital y donde sus habitantes son incluso menos de mil 200, además de tener poco contacto con la oferta cultural y las tecnologías.

EL PÚBLICO, SU OBJETIVO

Ante el auge de las redes sociales y que la comunicación tiende a lo visual, Rodríguez percibe el poder de tales redes, por lo que se enfoca ahora en esas nuevas generaciones que están detrás de un celular casi las 24 horas.

Farid menciona que entre las cosas que detecta el museo es el interés que los jóvenes puedan tener por la filatelia o la carta, y que aunque muchos piensan que este medio de comunicación ya está extinto, están equivocados: “el correo sigue activo, sigue esperando a que las nuevas generaciones puedan redactar una carta, puedan mandar una postal”.

Y ese es uno de los objetivos, remarca: tratar de que la filatelia, más allá de que se vea como una temática compleja, pueda ser una temática interesante y accesible para todo tipo de personas.

LA BÓVEDA FILATÉLICA

El museo cuenta con varias áreas, una de las cuales y vitales es la bóveda filatélica, un espacio de acceso libre en que se pueden conocer las colecciones del museo, que comenzaron con la donación de la colección filatélica del contador Alfredo Harp Helú.

Está también la colección “Querido doctorcito”, con cartas escritas por la artista mexicana Frida Kahlo. Por medio de ella se pueden conocer otros aspectos de la vida de este ícono de la cultura, como sus problemas de salud, su forma de redactar y personalizar sus cartas.

El acervo cuenta con una colección sobre alusiva a puentes, además del primer timbre del mundo (el Penny Black) y el primero de México (El “Miguel Hidalgo azul”), además de los antecedentes de la filatelia: el franqueo.

 

 

Relacionadas: