Mujeres, casas y ciudades, una relación por visibilizar
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Mujeres, casas y ciudades, una relación por visibilizar

En su reciente libro, la arquitecta y urbanista argentina recupera las aportaciones de las mujeres en estas áreas y a partir de ello traza nuevas líneas para la profesión

Mujeres, casas y ciudades, una relación por visibilizar | El Imparcial de Oaxaca

Para la arquitecta y urbanista argentina Zaida Muxí, las ciudades y las viviendas han de replantearse nuevas miradas. Y no solo en su construcción, sino en áreas de la enseñanza, en donde las aportaciones de las mujeres no siempre se han tomado en cuenta, debido a una especie de sombra del género masculino y de los roles que se les han asignado.

La especialista recoge esas percepciones y planteamientos en su más reciente libro: Mujeres, casas y ciudades, más allá del umbral. Este volumen se divide en varios capítulos, entre ellos algunos que se refieren a las primeras incursiones registradas o detectadas de las mujeres en el ámbito de la arquitectura. Inclusive, se detiene en la obra que estas desarrollaron en otras áreas como la literatura, a partir de sus conocimientos o experiencias en la profesión.

En Oaxaca, donde Muxí se ha sumado al programa que sobre arquitectura se imparte en el Centro de las Artes de San Agustín, la obra fue presentada el fin de semana. Durante la actividad en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca, Muxí se refirió a aspectos como la falta de visibilización de los aportes de las arquitectas en ámbitos como la academia. Y de ahí su interés por abordar las historias y aportes de diversas mujeres en la arquitectura, en el urbanismo o en las ideas de ciudades.

Desde aquellas que se consideran pioneras, pero que a su parecer no son estrictamente eso, sino quienes a diferencia de sus antecesoras tuvieron cierta visibilidad, Muxí recorre varias etapas de la profesión. A través de sus biografías, la autora habla de las incursiones o reflexiones de las mujeres que no necesariamente pudieron acceder a un título como arquitectas, pero que crearon parte de la teoría sobre ella.

Nombres como Mary Louisa Page, la primera arquitecta graduada como tal en la Universidad de Illinois, en 1878, así como Melusina Fay Peirce (1836-1923), Margarete Schütte-Lihotzky (1897-2000) y Catharine Beecher (1800-1878) son algunos de los más de 100 que recoge esta obra, una que la autora piensa necesaria en estos momentos, pero que espera que en un futuro no sea necesaria, cuando las aportaciones de mujeres y hombres en esta área tengan la misma importancia.