Las sombras humanas cobran notoriedad con Rubén Maya |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Las sombras humanas cobran notoriedad con Rubén Maya

Generó dos instalaciones con personajes que han estado muy presentes en su obra, la que define como una exploración de las sombras humanas.

  • Las sombras humanas cobran notoriedad con Rubén Maya
  • Las sombras humanas cobran notoriedad con Rubén Maya

Cuando Rubén Maya (Querétaro, 1964) estudiaba el doctorado en bellas artes en la Universidad Complutense de Madrid, pasó por un momento crucial para redefinir su obra. Por ese tiempo, entre los años 1997 y 1999, ya no estaba satisfecho con las posibilidades de la pintura ni de la gráfica o del dibujo.

“Empecé a soñar la parte tridimensional de los personajes, que se salieran de los cuadros y empezaran a activar los espacios”, recuerda el autor sobre los orígenes de su escultura, que ha llevado por el camino de las instalaciones y de la exploración de otras facetas del ser.

A su vuelta a México, ya en los años 2000, el autor queretano tuvo que generar a más personajes, además de adentrarse en la escultura, que hasta entonces no había hecho. “Yo no sabía hacer escultura”, reconoce Maya, quien aprendió esto con la guía de Abel Vázquez (un escultor oaxaqueño) y de la esposa de éste.

“Ahí empecé Regresiones internas, que trataba sobre la reflexión de la parte interna de la personalidad y generar conocimiento a partir de quién eras y cómo te sentías, pero desde la remembranza de la familia y del lugar de donde eres”, ahonda.

Ahora, parte de las exploraciones de Rubén Maya se presentan en la ciudad de Oaxaca, con la exposición Señuelos del aura-ser, que se inaugura este sábado en el Museo de los Pintores Oaxaqueños (Mupo).

Señuelos del aura-ser es un par de instalaciones que Maya trae a Oaxaca a raíz de la invitación del galerista Noel Cayetano, también integrante de la asociación Amigos del Mupo.

Aunque estas instalaciones han sido parte de otras exposiciones, el autor considera que cada ocasión es una posibilidad de generar otra propuesta o perspectiva. Se trata, ahonda, de una activación y reactivación. “Yo siempre digo que cada museo o espacio le da sus propias características y te dice cosas distintas”, subraya.

Para el Museo de los Pintores Oaxaqueños, Maya generó dos instalaciones con personajes que han estado muy presentes en su obra, la que define como una marcada por la exploración de las sombras humanas. Es decir, esas facetas consideradas oscuras y que han sido estudiadas desde la psicológica, la filosofía y la espiritualidad. En su caso, esa temática lleva más de 10 años y se enfoca en “la parte oscura, difícil del ser humano”.

Rubén Maya, artista visual de Querétaro y radicado en Ciudad de México. En su trayectoria lleva alrededor de 80 exposiciones individuales y poco más de 200 colectivas. Es egresado de la Escuela Nacional de Artes Plásticas (ahora Facultad de Artes y Diseño) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En su trabajo, señala que las reflexiones sobre el ser han tomado una nueva perspectiva, marcada por las ideas del psicólogo y ensayista suizo Carl Jung. De esta manera, los espacios y las esculturas se apoyan en los sonidos, a manera de “oraciones mántricas tibetanas, como limpieza de espacios y equilibrio de los puntos chacras o energéticos del cuerpo”.