Kurt William Hackbart estrena Sinfonía no.1 |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Kurt William Hackbart estrena Sinfonía no.1

El escritor y periodista basa su reciente libro en la pasión por la música, de la que toma como eje conductor al compositor alemán Johannes Brahms

  • Kurt William Hackbart estrena Sinfonía no.1
  • Kurt William Hackbart estrena Sinfonía no.1
  • Kurt William Hackbart estrena Sinfonía no.1

Kurt William Hackbarth (Estados Unidos, 1974) creció escuchando música. Su padre murió joven y dejó un acervo de música clásica. Así, mientras sus compañeros de escuela se deleitaban oyendo post punk o rock, Kurt prestaba sus oídos a los elepés. “Seguramente, en la búsqueda sonora de una figura paterna ausente”, confiesa varios años más tarde el traductor.

“De ahí me entrené en la forma sinfónica porque había elepé tras elepé de sinfonías. Y me contagié de algo que no tiene equivalente con ninguna otra arte. La sinfonía fue abstracción siglos antes de la abstracción del siglo XX. Cuatro piezas de música, entre ocho, 10 o 12 minutos, combinadas, que no significan absolutamente nada. Abstracción pura, música absoluta no programática”, describe el también traductor y dramaturgo, autor de Interrumpimos este programa (Editorial Ficticia, 2012).

Casi estudió música. Kurt quería ser compositor, pero la vida lo llevó por otros caminos. “Y aquí estoy sacando mi frustración de querer ser compositor”, cuenta quien tras esa búsqueda de la figura paterna y de años y años de oír a autores clásicos presenta un libro que une a la literatura con las notas de una sinfonía.

Sinfonía no. 1 (Editorial Matanga, 2019) es el nuevo libro de Hackbart, resultado de un proceso que le ha encantado, le ha frustrado, irritado “y varios participios más en pasado”. Fueron años y años de gestión y gestación, explica el escritor afincado en Oaxaca hace más de dos décadas.

En varias ocasiones, creyó que el libro estaba terminado, pero no. “Pasó por toda una serie de reveses, frustraciones, y cada vez que topé pared con este libro, afortunadamente, encontré un camino o conseguí un libro mejor. Creo que gracias a la demora que ha tenido en salir es un libro mejor de lo que había sido hace dos, tres o cuatro años”.

Sinfonía no. 1 es un libro que, como una obra de este tipo, tiene cuatro momentos, en forma de igual número de cuentos que llevan como constante la figura del compositor alemán Johannes Brahms. Su creación parte de la búsqueda de Kurt por hacer algo nuevo en la literatura de ficción, en la que veía pocas opciones. “En la música, hay muchas formas, tanas, pero parece que la prosa de ficción es muy limitada, o escribes cuento o novela, novela corta, cuento largo”.

De ahí que la idea de hacer una sinfonía le pareció interesante como principio organizador, en el que su nuevo libro no fuera de cuentos aislados ni una novela. “La idea era juntar ficciones con diferentes ritmos musicales”, y que estuvieran unificadas por un compositor, un personaje. En este caso, Brahms, el compositor favorito de Kurt.

Con Brahms como eje, Kurt reúne cuatro piezas o movimientos de una sinfonía escrita con letras: El algoritmo de las esferas (ciencia ficción), Sacrificio a Hertha (ficción histórica), La travesía (un cuento con inclinación hacia la mitología) y El festival de música Eufemia Hipólito González (una comedia).

La música como una de sus pasiones de vida le dio la facilidad de encontrar en ella la respuesta a una de las reglas básicas de la escritura. “Más vale que escribas acerca de algo que te apasiona porque escribir es una joda y necesitas algo que haga que sigas escribiendo porque si no vas a abandonar el proyecto”.

Este fin de semana, Kurt presentó su libro en la ciudad de Oaxaca, en la Biblioteca Andrés Henestrosa, en su alma mater, como confesó. En la actividad contó con los comentarios de la periodista Flor Hernández, quien destacó la habilidad y dominio de Kurt del idioma español, al no ser su lengua materna. En ello también coincidió el músico Alberto Revilla, que habló sobre la originalidad de Kurt para insertar la figura de Brahms en cada una de las historias del libro.

Para la edición y publicación del libro, Kurt y Editorial Matanga se decidieron por una manufactura artesanal, con un empaque en forma de caja, además de generar ilustraciones para cada cuento, y que estuvieron a cargo del diseñador Carlos Franco.