Se acabaron las deudas del Fondo de Cultura, asegura Taibo II |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Se acabaron las deudas del Fondo de Cultura, asegura Taibo II

Aún hay libros en bodegas, pero el director del Fondo de Cultura Económica (FCE) señala que las nuevas colecciones han sido “éxitos”

Se acabaron las deudas del Fondo de Cultura, asegura Taibo II | El Imparcial de Oaxaca

Las deudas de Educal se acabarán pronto. Paco Ignacio Taibo II, director del Fondo de Cultura Económica (FCE), asegura que aunque existía el riesgo de que la red de librerías quebrara de la noche a la mañana, este se ha descartado y ahora, con la unificación del FCE—Educal y la Dirección General de Publicaciones se buscarán presupuestos que permitan el ahorro y continuar con la política de austeridad de la llamada Cuarta Transformación. El ahora funcionario, quien confiesa que como autor no ha podido escribir tanto como quisiera, habla de esos planes y lo que considera éxitos a casi un año de la administración federal.

Para Oaxaca, ¿qué planes hay tomando en cuenta que hace unos meses cerró una sucursal de Educal?

(La sucursal cerró) con gran dolor de nuestro corazón. En Juchitán hablamos con la UABJO, ayer volvimos a conversar y yo creo que nos vamos hacia un proyecto Fondo-Educal con la Universidad.

¿De qué tratará ese proyecto?

De hacer una librería.

¿Con un modelo igual al del fondo y Educal?

Nueva librería costo cero: la universidad iba a tener que poner local, etcétera, y nosotros traer nada más un director y libros, claro.

¿A qué se debió el cierre de una sucursal en Oaxaca?

Ve tú a saber por qué se cerró la librería de Oaxaca. A mí me dolió el corazón y me enfadé mucho. Oaxaca es una ciudad que necesita una buena librería del Fondo, es una ciudad donde hay muchos lectores. Mi experiencia como escritor me lo decía claramente. Entonces, vamos a ver, no tardará mucho (la nueva librería).

¿Cómo está el FCE en este primer año de la administración, qué pendientes hay?

Ha habido éxitos muy claros en materia editorial cuando sacamos Vientos del pueblo. Ya llevamos más de un millón de ejemplares editados, los cuatro primeros títulos se agotaron, ediciones de 40 mil ejemplares cada uno, precios de nueve a 20 pesos; funcionó muy bien. Era el caballo de batallas que nos permitía entrar en comunidades donde el libro no había entrado.

Se hablaba, al inicio de la administración, de millones de libros embodegados.

Me preguntaste de los pendientes.

¿Y no están estos como pendientes?

Sí, está todo. Tenemos una lista de pendientes tan larga como la cola del dragón. Pero bueno, es el primer problema. Los nuevos títulos de la colección popular han ido muy bien. Estamos creando una colección para captar lectores jóvenes e introducir la idea del placer de leer: ciencia ficción, fantasía, novela policiaca, testimonio periodístico, poesía. El fondo tenía una tradición de editar ensayos de literatura y clásicos. Hay que ir más allá. Pero claro, estamos cumpliendo el programa de reimpresiones y de producción de las colecciones clásicas del fondo. Teníamos el grave problema de bodegas. Todavía no lo resolvemos, 8 millones y medio entre el Fondo—Educal y las filiales en el extranjero. Ya le bajamos 2 millones y medio de libros de bodega.

¿Hay seis, entonces?

Ve tú a saber porque sacas libros, pero entran las nuevas ediciones de fin de año y reimpresiones. Entonces no podemos saber cuántos hay en bodega. Pero en principio bajamos 2 millones y medio la bodega inmóvil, la bodega muerta, que era lo que nos preocupaba.

Su gestión también inició con deudas de la red de librerías Educal.

Educal estaba ahogado por las deudas, al grado de que iba a quebrar de la noche a la mañana. Ya se descartó lo que se había prometido desde enero, está a punto de realizar, falta recibir un dinero que cubría la deuda que no era de Educal, era de anteriores administraciones, inclusive tres administraciones acumuladas. Esa parte se va a resolver, de tal manera que entraremos el año que viene con presupuestos limpios.

¿Qué presupuesto se prevé para 2020?

No sé. Estamos elaborando una propuesta de presupuesto. Simultáneamente, Hacienda hizo una primera propuesta a la SEP que nos mostraron y que objetamos mínimamente. El problema es que el nuevo presupuesto tiene que incorporar Educal—Fondo y DGP en una sola estructura ¿Qué hicimos? Unificar al Fondo-DG-Educal en la práctica, en el día a día, pero habrá que unificarlos formalmente para seguir ahorrando. Cuando ahorramos en términos de la estructura le ganamos 30.5 por ciento al costo del fondo. Ahora hay que bajarle en conjunto, hay duplicidad de funciones. Imagínate…

¿Se seguirá la política de austeridad?

Sí, claro.

¿Pero sin afectar la publicación o a las reimpresiones?

De hecho, hace una semana estábamos sobre cumpliendo el plan editorial. El viernes teníamos 287 libros publicados cuando debíamos haber publicado 220.

¿Eso también implica el éxito del que habla? ¿El número de libros publicados?

No se trata de publicar, se trata de publicar menos. Todavía hay unas lógicas que no me gustan nada: sacas una colección y luego tienes que mantenerla, haya buenos títulos o no los haya. Pues no. Adiós a esas prácticas. Probablemente, publiquemos menos el año que viene de lo que publicamos el pasado, pero que sean libros que circulen de verdad.

¿Qué libros, por ejemplo?

En un catálogo de 280, te puedo hablar de líneas, está la línea Vientos del pueblo, la línea de la nueva colección popular, las reimpresiones de los breviarios y los nuevos breviarios, los libros de economía. Vamos a mantener una parte de lo que es la colección del fondo, vamos a sostener la producción de libros infantiles y juveniles que va muy bien, no la tocamos. Y vamos a impulsar las nuevas colecciones, tanto la popular como la negra de historia, como la de Vientos del pueblo.

Al ser uno mismo Educal, Fondo y DGP, ¿cuál es la relación o compromiso, si lo hay, con las lenguas originarias del país al haber sido este el Año internacional de las Lenguas Originarias?

Lo bueno es que las cosas no se producen por decreto. Entonces empezamos a mover ciertos proyectos. Tres de ellos salen en los próximos días: una antología muy buena de poetas de 15 lenguas diferentes, será en la lengua original y en español, sale un libro muy interesante en zapoteco y, por otro lado, sale un experimento que nos interesaba mucho. (Es uno que surgió a propuesta de un promotor de lectura de Nayarit, a manera de historieta con globos en los que se traduzca a la lengua originaria lo escrito en español).

Hay autores que creen que lo que están escribiendo es para el futuro, pues aún no tienen lectores en sus lenguas indígenas.

Esos autores tienen una bola para ver el futuro. Yo no tengo.

Lo dicen porque no tienen a muchos lectores, pero confían en tenerlos.

Entonces, qué, ¿los ponemos en las bodegas hasta que lleguen (los lectores)?

**********
Taibo II ahonda en que en torno a las lenguas indígenas es necesario saber qué tipo de publicaciones son viables, pues en algunos casos podría ser más funcional hacer un cancionero.
**********

En su visita a Madrid, España, habló de “rehacer los puentes con España”, pero en los últimos meses AMLO ha reabierto el debate sobre las relaciones entre México y aquel país.

No tiene nada que ver. Lo que fui a hacer a Madrid fue crear relaciones con 17 editoriales medianas españolas para traer estos libros interesantes que publican de autores españoles o extranjeros en coedición en México, para que si allá se están vendiendo en 20 euros y aquí llegan costando 22, podamos venderlos a la mitad o menos imprimiéndolos en México para América Latina. De ese viaje salieron relaciones con 15 de las 17 editoriales y 30 o 40 propuestas de proyectos de coediciones.

 

Relacionadas: