La Casa de la Cultura Oaxaqueña no cierra ni pasa a particulares |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

La Casa de la Cultura Oaxaqueña no cierra ni pasa a particulares

Desde el pasado jueves, decenas de instructores se manifiestan por lo que consideran un despido injustificado

La Casa de la Cultura Oaxaqueña no cierra ni pasa a particulares | El Imparcial de Oaxaca

La Casa de la Cultura Oaxaqueña (CCO) no cerrará ni quedará en manos de instancias particulares, aseguró este martes el director de la institución, Guillermo García Manzano. Quien desde 2002 está al frente del organismo descentralizado (es decir, con autonomía y patrimonio propio, pero sectorizado a la Secretaría de las Culturas y Artes de Oaxaca, Seculta), indicó que ante las protestas hechas por instructores de los talleres de artes plásticas, danza, teatro y demás áreas, “no habrá un solo despido” ni revanchas por las acciones efectuadas.

Asimismo, que ya se cuenta con el presupuesto (7 millones de pesos) para pagar, hasta diciembre, al personal contratado bajo el régimen de honorarios asimilables a salarios. Es decir, los que, en el caso de los docentes, han sido contratados bimestralmente y sin prestaciones laborales ni generación de antigüedad. Por 10 años, estos profesores cobraban 50 pesos por hora, pero en 2017 el sueldo subió a 80 pesos por hora.

La respuesta de García Manzano se dio luego de varios días de la protesta que inició el pasado jueves y que seguía hasta ayer en las instalaciones de la CCO, en la calle de González Ortega 403, centro de la capital. Previo a estas declaraciones, los instructores indicaban que no habían sido atendidos por autoridad alguna (ni de la Casa de la Cultura ni de la Seculta). Sin embargo, de la dirección se comentó que ya se había agendado una reunión para la tarde del lunes, sólo que uno de los representantes de los profesores la canceló.

La manifestación y paro de los instructores se dio a raíz de que el pasado 6 de agosto se les informara sobre la carencia de recursos y la posibilidad de retraso en pagos a quienes están contratados por honorarios. Por el momento, se les dijo que sólo estaba asegurado el pago de la primera quincena de agosto. Sin embargo, ante la carencia de capital, se debían gestionar recursos para las siguientes quincenas (de la segunda de agosto hasta la última de diciembre).

De acuerdo con el director de la CCO, en el presupuesto anual aprobado por el Congreso local no se ha considerado todo lo necesario para pagar al personal de honorarios. Para este año, y según el Programa Operativo Anual, se cuenta con 26 millones 718 mil 312 pesos con 26 centavos. De ello, parte se destina para los gastos de la institución, el pago al personal de base, al de contrato de confianza, entre otras necesidades. Sólo una parte (5 millones de pesos) se destina para el personal de honorarios asimilables a salarios. Por eso, cada año, cuando ya no hay más para este rubro, se pide una ampliación al Estado. No obstante, en este año, al pedir tal ampliación, en el gobierno estatal se les dijo que “por lo pronto” no había cobertura presupuestal, pero que la solicitaran y se daría seguimiento.

Esto, según Manzano, se informó a talleristas (cerca de 60) y personal contratado por honorarios. “Calculábamos que en el resto de la quincena íbamos a tener solucionado el problema”. Ante este panorama, los profesores optaron por cerrar las instalaciones de la CCO e incluso comenzaron a dar clases en las afueras del recinto que desde 1971 pertenece a esta institución.

“No podíamos salir a la palestra a dar información porque no teníamos una respuesta oficial” sobre los recursos, aunque sí sobre la situación financiera y de que la CCO no cerraría, agregó el funcionario.

Se prevé que este miércoles, en compañía de personal de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, el director de la CCO acuda para intentar dialogar con los afectados.

CUESTIONAN EMPLEO DE RECURSOS

Este martes, luego de las declaraciones de García Manzano, los docentes afectados (y que han dicho que su contrato concluye el 31 de agosto) cuestionaron la austeridad a la que se adjudicó la carencia de recursos. Además de señalar que se les despidió injustificadamente. “La Casa de la Cultura se nutre de 2 mil alumnos que pagan cuotas de recuperación” (de un promedio de 300 pesos), por lo que los docentes consideraron que con lo recaudado y lo del presupuesto anual la institución se puede sostener por sí misma, externó uno de ellos.

Junto a esto, profesores y personas que se solidarizaron con su causa, emprendieron una marcha a la Junta de Conciliación y Arbitraje, para externar su situación.

La marcha fue precedida por una petición en la plataforma Change.org, en donde se pedía al presidente del país, Andrés Manuel López Obrador; al gobernador del estado, Alejandro Murat, y a los senadores Susana Harp y Salomón Jara, atendieran la problemática de la institución. La petición llevaba hasta ayer cerca de 9 mil firmas de apoyo.

ACUDEN A LA DEFENSORÍA

El viernes 9 de agosto, los profesores acudieron ante la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca, a la que “refirieron probables violaciones a sus derechos humanos y a los de más de dos mil alumnos que acuden bimestralmente a ese recinto cultural, atribuibles al jefe del departamento de Fomento Artístico”. Esa misma fecha, el organismo inició el expediente DDHPO/1577/(01)/OAX/2019.

Ante esto, la defensoría solicitó al director general de la CCO adoptar una medida cautelar o precautoria “para que se abstengan de causar actos que no se encuentren debidamente fundados o motivados” y que se instruyera a alguien para actuar de tal manera que se eviten “actos u omisiones que pudieran afectar de manera irreparable los derechos inalienables de las y los trabajadores, además para que se garantice la continuidad de las actividades culturales-artísticas” en la institución. Junto a ello, pidió que se le informara (en un plazo de máximo cinco días hábiles) sobre el tema y así se diera seguimiento al mismo. La medida cautelar fue aceptada por el director de la CCO el pasado 11 de agosto.

NO ES LA PRIMERA VEZ QUE HAY CARENCIAS

Jorge Bueno Sánchez, quien fuera director de la CCO en el periodo 1993-1995, externó que no es la primera ocasión en que la institución adolece de recursos, pues ya en su tiempo se tuvo que recurrir a diversas estrategias para garantizar la operatividad y proyección de la misma, a través de alianzas y colaboraciones como del Seminario de Cultura Mexicana, para dar conferencias que no generaban gastos a la institución. Asimismo, que en ese entonces se tenía un presupuesto anual de 10 millones de pesos en promedio, y que los instructores pasaron de ganar 8 pesos por hora a 20.

SIN PATRONATO; ¿Y EL ÓRGANO CONSULTIVO?

En el decreto de creación de la Casa de la Cultura Oaxaqueña se menciona que se constituirá un patronato, el cual tendrá como finalidades presentar y acrecentar el patrimonio de la institución; no obstante, sobre la existencia de este para apoyar a la institución, Jorge Bueno consideró que generalmente no ha sido prioridad de las autoridades, y que por ello el que existió en sus inicios desapareció pronto. “No permite el gobierno que la sociedad civil opine, que se organice o participe. Aun cuando se puede nombrar un patronato, si el gobierno no está en la disposición de escuchar y saber la mejor opinión de esa sociedad, no funciona”.

Sin embargo, además de la figura del director, el decreto señala que debe haber un consejo consultivo, el cual tiene como atribuciones el opinar sobre los programas, actividades y presupuesto de la institución y, junto con el director, dar un informe anual al ejecutivo. De acuerdo con lo consultado, este órgano tiene como presidente a la titular de Seculta y como secretario técnico el director de la CCO. Además de otros funcionarios de gobierno.

 

PARA SABER

 

– Para este año, el presupuesto (aprobado por el Congreso local) es de 26 millones 718 mil 312 pesos con 26 centavos. Hasta ahora, se trata de la cifra más alta en los últimos cuatro años, superando por casi dos millones de pesos a la aprobada para el año pasado, que fue de 24 millones 806 mil 295 pesos con 81 centavos.

– Sólo 5 millones del presupuesto de 2019 estaban destinados para el pago al personal de honorarios asimilables a salarios. Lo demás se tenía que gestionar para asegurar el pago (en este caso, de la segunda quincena de agosto hasta la última de diciembre).

– La Casa de la Cultura es un organismo descentralizado, es decir, con patrimonio propio (le pertenece, a excepción del templo católico, el exconvento de los Siete Príncipes).

– Aunque no depende de la Seculta, está sectorizada a ella.

– Además del director, tiene como otro órgano de gobierno, que es un Consejo Consultivo. En este, funge como presidenta la titular de la Seculta; como secretario técnico está el director de la CCO. Asimismo, hay otros funcionarios de gobierno en él.

– Tanto el director como los integrantes del órgano consultivo son designados por el Ejecutivo Estatal.

– Según el decreto de creación de la CCO, entre las atribuciones del consejo consultivo está el opinar sobre los programas, actividades y presupuesto de la institución y, junto con el director, dar un informe anual al ejecutivo.

#AlMomento maestros de la Casa de la Cultura #Oaxaca marchan a la JLCyA

Posted by El Imparcial de Oaxaca on Tuesday, August 13, 2019