Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más

La cuarta edición del festival Animasivo Nómada se desarrolla del 7 al 11 de agosto en la ciudad de Oaxaca; Guelatao de Juárez

  • Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más
  • Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más
  • Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más
  • Rodrigo González Bermejo: la animación sigue siendo un producto más

En la industria mundial del cine, la animación se ha posicionado a través de estudios como Pixar (que desde 2006 es propiedad de la compañía Walt Disney), con películas protagonizadas por juguetes, monstruos que trabajan en una gran empresa, robots y familias de superhéroes o (las infaltables) historias de princesas.

Estas producciones se caracterizan por gran calidad y por emplear grandes estudios y presupuestos. Sin embargo, se trata de modelos que aunque sí se podrían replicar en México u otros países, no son pensados como los ideales. Al menos así lo plantea Rodrigo González Bermejo, director de Animasivo, festival de animación contemporánea.

Para González, lo pertinente y necesario es buscar líneas propias, por ejemplo, “cercanas a la idiosincrasia mexicana” o las de los países de origen de cada propuesta.

En el mercado cinematográfico, “todas las grandes distribuidoras o exhibidoras, al fin y al cabo, lo que quieren es dinero”, apunta quien por 12 años ha liderado un programa nacido en Ciudad de México, y que se ha extendido a estados como Oaxaca, Michoacán, Baja California y Veracruz, e incluso a otros países. En su visión, Rodrigo considera que si bien el dinero es necesario para mantenerse o sobrevivir con lo que se hace, existen otras búsquedas y formas de trabajo, como las que muestra este programa.

México es, a su parecer, un país en el que la animación se apoya en una creatividad única y muy fuerte. Lo necesario es aprender otras dinámicas o técnicas, y buscar los caminos adecuados para hacerlo. No obstante, también habrá que enfrentar un contexto en el que la animación sigue siendo vista como un producto más, como un hermanito pequeño al que no se toma mucho en cuenta, a diferencia del documental.

“En los principales espacios legitimadores o en los que se trabaja cinematografía, tampoco se la hace tanto caso. Creo que faltan estructuras para poder hablar de que habrá una edad de oro de la animación”, explica.

CAMINOS DIFERENTES

El planteamiento de González sobre el cine de animación también distingue entre las propuestas de Estados Unidos (con Disney-Pixar) y Japón (con los estudios Ghibli). Se trata de caminos totalmente diferentes y que se percibe en el trato hacia los infantes. “Por Disney, han sido tratados como personas que no piensan demasiado; les han construido un mundo de príncipes y princesas, y hay varias generaciones que se han formado por ahí”. Ghibli es diferente, ahonda, pues si vemos películas como La tumba de las luciérnagas, “les enseñan que existe la muerte, que vamos a perder personas”; es decir, les enfrentan a la realidad.

Historias como estas son fundamentales, refiere González, pues incluso muestran conexiones entre Japón y México. A estos países, a diferencia de Estados Unidos, los observa con tradiciones milenarias, con historias propias de las que incluso se valen compañías como Walt Disney, que han retomado leyendas o tradiciones mexicanas para llevarlas a la pantalla con filmes como Coco.

HISTORIAS LEJANAS

Y esas historias, las lejanas a Disney, son también a lo que apuesta el director del festival Animasivo. En su versión itinerante, Animasivo Nómada, llega del 7 al 11 de agosto a la ciudad de Oaxaca. Además de ampliarse a otras poblaciones como Guelatao de Juárez, apoyado en la sala comunitaria Cine Too.

La programación se desarrolla en espacios como el Museo de Arte Contemporáneo, la Central de Abasto y Casaluna estudio de arte. En esta edición se incluye el largometraje La casa lobo (Chile), ganador en la Berlinale y que propone una animación distinta a la de países como Estados Unidos, explica González. Esta es la edición 12 del festival, pero la cuarta de su versión itinerante, y contempla a producciones como El Rey y el Pájaro, el proyecto 68 voces, 68 corazones.

Junto a las proyecciones y talleres, todos de acceso libre y gratuito, se presenta el espectáculo audiovisual This World Made Itself, performance animado de la artista de Los Ángeles Miwa Matreyek. Asimismo, conciertos con visuales de Los Pream y Musa Paradisiaca Records.

FESTIVAL ANIMASIVO

El festival Animasivo nace en un momento en que la Ciudad de México mostraba gran carencia de escuelas o sitios para aprender información. Ahora, Rodrigo considera que varios de los que existen han surgido a partir de los animadores internacionales invitados por el festival.

“Ha habido muchísimo cambio, evolución, tanto en los productos como en la parte de la formación”.

El festival “nace porque hay un vacío para que la gente estudie y vea animación independiente, otro tipo de animación que no sea comercial (que es la que tiene acceso a pantallas como Cinépolis o ese tipo de cadena). Nosotros trabajamos otro tipo de animación, la llamamos de autor, independiente o experimental, más cercana quizá o dialogando con el arte que con la línea comercial del cine”.

 

Relacionadas: