El sueño de Tamayo se materializa en Oaxaca |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

El sueño de Tamayo se materializa en Oaxaca

Una exposición colectiva reúne a 19 autores que se formaron en la primera década de funcionamiento del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo

  • El sueño de Tamayo se  materializa en Oaxaca
  • El sueño de Tamayo se  materializa en Oaxaca

En los años 70 del siglo pasado, las artes plásticas vivían momentos similares en países como Alemania, Japón y México. Así como en Asia los artistas de la pintura decidieron experimentar con el grabado y hacer propuestas más libres y un tanto alejadas del rigor que caracterizaba a la disciplina, en el país “azteca” pasó algo similar en dos urbes. En Ciudad de México, la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda se funda en 1973 un grupo que muestra su rechazo a la enseñanza de una sola disciplina (pintura o grabado, por ejemplo). En tanto, en Oaxaca, otro grupo liderado por el artista y docente Roberto Donis se separa de la entonces Escuela de Bellas Artes, por desacuerdos en el proceso educativo.

“Esto, por un lado, es fascinante a nivel mundial”, señala Abigail Maritxu Aranda Márquez, curadora de arte e integrante del Consejo Académico de la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado La Esmeralda. Para la docente, tales similitudes permitieron que en Oaxaca surgieran nuevas generaciones de autores como los que se formaron en la primera década de funcionamiento del Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo.

“La visión de Roberto Donis (primer director del taller) empata con esfuerzos muy parecidos en Alemania, en la Ciudad de México y Japón, en donde la enseñanza de las artes plásticas no debería estar circunscrita a una escuela en el sentido estrictamente práctico. Es decir, debían trabajar y experimentar con materiales hasta el cansancio”.

Fue así como un grupo de artistas, principalmente los alumnos fundadores, proyectaron sus carreras de manera colectiva, en México y Estados Unidos, entre 1974 y 1984. Pero tras ese periodo varios siguieron un desarrollo “formidable”, refiere la curadora de la exposición Tamayo tuvo un sueño, en la que se abarca la obra de 20 artistas que fueron parte del taller apoyado por el fallecido artista Rufino Tamayo.

Desde el viernes 19 de julio, la exposición permanece abierta al público en el Museo de Arte Contemporáneo de Oaxaca y se propone como una celebración por los 45 años del taller (cumplidos en febrero).

En ella hay piezas de autores formados en el recinto, como Juan Alcázar, Irma Guerrero, Maximino Javier, Atanasio García Tapia, Carlos Vázquez Kauffmann, Gerardo de la Barrera, Alejandro Santiago, Filemón Santiago, Abelardo López y Felipe Morales López.

También de Carlomagno Pedro Martínez, Ariel Mendoza, Leovigildo Martínez, Enrique Flores, Alejandro Herrera, Eddie Martínez, Arnulfo Mendoza, Emiliano López Javier y Roberto Donis (este último primer director del taller).

Para la curadora, esta exposición reúne a autores que incluso triunfaron en el extranjero. Además de poner la mirada en la que considera la segunda ciudad del país con mayor producción de artes plásticas (antecedida por Ciudad de México, en el primer sitio, y seguida por Guadalajara y Monterrey, en el tercero y cuarto lugar).