Susanna Lira: El arma que tengo es mi cámara |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Susanna Lira: El arma que tengo es mi cámara

La directora brasileña ve en el cine un instrumento de paz que puede sensibilizar a las personas

Susanna Lira:  El arma que tengo es mi cámara | El Imparcial de Oaxaca

Su producción es considerada una que retrata “duras realidades”, pero con un punto de vista que “siempre está instalado desde lo humano”. Quizá por ello la directora Susanna Lira (Brasil, 1975) piensa en el cine como un arma muy fuerte, donde la cámara ocupa el lugar de una ametralladora o una pistola, y las películas son las balas que llegan al corazón de las personas. Sólo que no para herir, sino para sensibilizar, para motivar un cambio en quien las recibe, en quien las mira.

Directora de al menos una decena de películas, donde las historias de mujeres o de grupos en situación de vulnerabilidad son las constantes, Susanna es una realizadora que para personas como Antonella Estévez crea filmes que traspasan la denuncia.

“Propone salidas que tienen que ver con volver a mirarnos, a dialogar y a construir en conjunto nuevas realidades”, explica la directora del Festival de Cine de Mujeres (Femcine, Chile), en cuya novena edición se proyectó una retrospectiva del cine de Lira.

COMPARTE SU DOCUMENTAL

Recientemente, la cineasta estuvo en Oaxaca, donde compartió su último documental: La torre de las doncellas. En él recoge los testimonios de mujeres encarceladas durante la dictadura de Brasil, en los años 70. Una de esas mujeres es la expresidenta de aquel país, Dilma Rousseff, quien como otras habitó rodeada de las rejas de un conjunto de celdas nombrado como el filme.

A Dilma, ahora la percibe como una mujer fuerte, a quien pese al cambio de gobierno en Brasil también la ve confiada en la justicia.

DOS DÉCADAS

Con una trayectoria de casi dos décadas, Lira cree firmemente que el cine es un arma muy fuerte, quizá la más poderosa para ella. “Me siento como una guerrillera con mi cámara”, refiere la directora de Meucorpo é mais (Mi cuerpo es más), Mataram nossos filhos (Mataron nuestros hijos) y Legítima defesa (Legítima defensa), en donde aborda la violencia política, sexual que viven las mujeres, además de los asesinatos de jóvenes.

CONTEXTO DIFÍCIL

En un país gobernado por el ultraderechista Jari Bolsonaro, Lira observa un contexto difícil para las mujeres. “Es un gobierno claramente machista, pero hay muchos grupos de mujeres luchando y vamos a continuar adelante en nuestras luchas”, afirma la realizadora, quien ahora prepara una nueva película. En esta hablará sobre mujeres que luchan por tierras en Brasil (indígenas, afrodescendientes e indígenas), principalmente en la Amazonia.

En este año, Susanna ha llegado a otros países del continente, a través de festivales y programas donde su filmografía acerca las realidades de Brasil. En febrero, sus documentales se proyectaron en Chile y hace junio en Uruguay.

“Para mí es un reconocimiento muy importante de países vecinos y amigos”, apunta la directora, quien ve en ello un aliciente para seguir con su trabajo, con historias como las que también habla de racismo y homofobia.