Fulgencio Lazo comparte Travesías migratorias |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Fulgencio Lazo comparte Travesías migratorias

A través de 19 esculturas de madera, el autor oriundo de Oaxaca y radicado hace casi tres décadas en Seattle, Estados Unidos, alza la voz sobre la migración

  • Fulgencio Lazo comparte  Travesías migratorias
  • Fulgencio Lazo comparte  Travesías migratorias
  • Fulgencio Lazo comparte  Travesías migratorias

Fulgencio Lazo (Oaxaca, 1966) nunca pensó vivir en Estados Unidos. Aquel viaje de 1990 era sólo para hacer una especialidad en litografía, pero terminó en el comienzo de una nueva etapa, y con él en su nuevo hogar: Seattle. Sin embargo, a veces se sigue mirando ajeno, como una persona cuya vida ha sido marcada por la migración. Sus padres eran de regiones distintas de Oaxaca; uno de la Mixteca y otro de la Sierra Norte, y se conocieron en el Istmo, donde nació él. Desde su niñez, tuvo que pasar una temporada en la Mixteca y luego afincarse en Oaxaca de Juárez, donde se formó como artista plástico bajo la guía de Shinzaburo Takeda (un autor oriundo de Japón, pero que se considera oaxaqueño).

“Nunca pensé emigrar o radicar en Estados Unidos; existió la posibilidad y me quedé”, señala quien ahora habla por las personas que han padecido por ser migrantes o sufrido la discriminación por estar en un territorio distinto al que nacieron. Lazo, egresado de la Escuela de Bellas Artes (Oaxaca), dice que “es difícil que como artista no vea la discriminación y atropellos en contra de quienes salen hacia otros pueblos, ciudades o países. Y menos “cuando eres parte de eso, eres migrante y es tu gente”. Por ello su interés en compartir un mensaje y reflejar la situación que se vive en Estados Unidos, especialmente con el gobierno de Donald Trump.

Con la exposición Travesías migratorias, que inaugura el 13 de julio en el Museo de Artes Prehispánico de México Rufino Tamayo (Morelos 503, Oaxaca de Juárez), Lazo reúne 19 esculturas de madera, cada una con un aspecto alusivo al fenómeno migratorio, visto desde una familia o una sola persona. Puede ser un inmigrante unido a los rieles de un tren como La Bestia, ese “transporte que se ha usado por años” para llegar al país gobernado por Donald Trump.

“Retomé ese tema que se está viviendo allá; desgraciadamente, no en buenos términos, hay muchos problemas, prejuicios, discriminación. Entonces, ¿cómo puedo yo alzar mi voz con toda esa situación a través de las artes?”, se cuestiona el autor, quien desde hace tres años se enfocó en el tema.

Con Donald Trump como presidente de Estados Unidos, Fulgencio señala que se ha radicalizado la idea de que un migrante es sinónimo de maldad, de “no bienvenido”. Eso a pesar de que muchos inmigrantes son ya ciudadanos de ese país y de que hay estadounidenses que los apoyan y respetan.

MÉXICO, UN PAÍS QUE VIVE UNA SITUACIÓN SIMILAR

Desde hace varios meses, la migración de centroamericanos a Estados Unidos se ha intensificado. México es el país por el que transitan, pero también en el que se han denunciado atropellos en contra de quienes intentan cruzar el territorio hacia aquel país, especialmente en los últimos tiempos, con presiones del gobierno estadounidense para frenar esta ola migratoria.

“Es una política que se está viviendo en nuestro país, no sé si sea la más adecuada o no”, señala Fulgencio, quien ante ello pide empatía de parte de los mexicanos, pues quienes han emigrado a Estados Unidos o tienen familiares allá saben de los malos tratos. Tenemos que ser un poco sensibles y solidarios, explica.

“Desconozco los detalles, pero están pidiendo más requisitos para entrar a México y sigas avanzando. Son acuerdos políticos que se están negociando entre los dos países (Estados Unidos y México); bien o mal, no sé, pero sí sé que se tienen que respetar los derechos humanos de las personas y apoyarlas”.

La exposición viene precedida por el libro Ronda para los niños migrantes (Carteles Editores). Este volumen se presentará el 16 de julio, como parte de la muestra que estará abierta al público hasta el 18 de agosto.