Silvia Andrade explora los universos microscópicos de los insectos y las flores |
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ecología Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Silvia Andrade explora los universos microscópicos de los insectos y las flores

La científica y fotógrafa Silvia Andrade explora los universos microscópicos de los insectos y las flores

Silvia Andrade explora los universos microscópicos de los insectos y las flores | El Imparcial de Oaxaca

Desde muy chica, Silvia Andrade acompañaba a su abuelo mientras este desyerbaba. La ahora científica y fotógrafa recuerda esas experiencias cuando se refiere a las plantas, a las flores y a los insectos, elementos que —dice— dotan de riqueza no sólo a la naturaleza, sino a las personas.

“Mi abuelo desyerbaba y cada vez que quitaba una yerba me decía: obsérvala, disfrútala”, señala la ingeniera mexicana que ha vinculado la ciencia y el arte a través de las coloridas imágenes hechas a partir de un microscopio de barrido electrónico, pero a las que suma su estado anímico y gusto por los tonos rosas o verdes.

Silvia Andrade es una fotógrafa mexicana que ha publicado sus trabajos en revistas como México Desconocido, Cuartoscuro (Selección de los mejores fotógrafos de naturaleza) y National Geographic Latinoamérica y España. Esa pasión por las plantas y los insectos también la relaciona con las visitas a los museos, a donde iba con sus padres desde los tres años de edad.

Fueron estos también quienes la acercaron con el microscopio que servía para entretener a una “chiquita ociosa que no podía estar quieta”. Lo que veía los contaba a sus amigas de la escuela, quienes se desconcertaban y decían que estaba loca. “Gracias a Dios siguen siendo mis amigas”.

Con ese aparato, Silvia se percató que lo que “veía no lo veía nadie”, como los elementos de cada planta, flor o insecto, y que sirven a estos para comunicarse, para lograr sobrevivir o reproducirse en ambientes hostiles, de los cuales (en el caso de las plantas), están como seres inamovibles.

Hace poco, las imágenes de Andrade se sumaron a un libro de Maurice Maeterlinck, La inteligencia de las flores, en una reedición de Zopilote Rey. Sobre el libro, Silvia, señala que los textos hablan de esa sutileza que tiene la hierba, sin la cual no tendríamos polinizadores o miel.

“Lo que hago empíricamente y autodidacta, es hacer recorrido diario al jardín botánico y realmente de ahí parto. Mi pasión son los jardines en general”, señala Silvia, cuyas fotografías de flores están en el nuevo libro, pero que ya ha compartido en otros que recogen su trabajo, como Oráculo.