30 artistas y 30 estudios
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

30 artistas y 30 estudios

El Museo de los Pintores Oaxaqueños y la Fundación Black Coffee Gallery muestran la manera en que se mira cada autor y cómo percibe su espacio de trabajo

30 artistas y 30 estudios | El Imparcial de Oaxaca

Para alguno, es la pared; para otros, su entorno y contexto inmediato, marcado por la familia. Hay quienes lo miran como sus sueños, los demonios que le atormentan o los materiales con que dan vida a sus obras. El estudio de cada artista y la manera en que este se mira en él es el punto de partida para una exposición que con una treintena de piezas resumen esas ideas, como también el origen de la plástica mexicana que se promueve bajo el sello de Black Coffee Gallery.

Desde el pasado fin de semana, el Museo de los Pintores Oaxaqueños (Mupo) expone tres decenas de pinturas en formatos y técnicas varias, para lo cual cuenta con la colaboración de la Fundación Black Coffee Gallery y Minart (Museo Internacional de Arte). En el marco de los 15 años de su fundación (que se cumplen en octubre próximo), el recinto alberga el resultado de un proyecto impulsado por la fundación, y en el que trabajaron 30 artistas de distintas ciudades del país.

“Es una visión que cada uno de estos autores quiere compartir con nosotros, de cómo se representa o representa su estudio”, explica Patricia Montelongo, directora de Proyectos Culturales de la Fundación Black Coffee Gallery, sobre las piezas que por el décimo aniversario de la fundación se incluyeron en el documental y libro Entre bastidores. 30 artistas en sus estudios. Ahora, esas mismas marcan el inicio de los festejos por los 15 años del Mupo, a manera de la exposición titulada El artista en el estudio/ El estudio del artista, que permanece hasta el 28 de abril.

En esta muestra participan: Abelardo López, Agustín Castro, Agustín Portillo, Amador Montes, Carmen Bordes, Daniel Lezama, Eduardo Sarabia, Enrique Oroz, Fabián Ugalde, Fernando Andriacci, Ismael Vargas, Jesús Lima, Juan Carlos Macías, Lucía Maya, Manuel de Cisneros, Marco Zamudio, Marielle García, Mario Martín del Campo, Martha Pacheco, Maximino Javier, Óscar Odín, Rocío Caballero, Rolando Rojas, Román Andrade Llaguno, Saúl Castro, Sergio Garval, Tomás Pineda Matus, Víctor Hugo Pérez, Vladimir Cora y Yuri Zatarain.

Varios de ellos han estado, mediante sus obras, en las salas del Mupo, en exposiciones previas. Ahora, se reúnen entre las paredes del recinto para mostrarse en cuadros donde se les mira pintando, con un viacrucis de fondo; a veces, frustrados; en escenas de oscuridad y en compañía de un felino o de los seres que inspiran sus piezas. En otras ocasiones, sus rostros externan las emociones por las que atraviesan en el proceso creativo. Y unas pocas, como ausentes, de espaldas a la pared, en el reflejo de un cristal o como un pequeño cuadro en la habitación que parece evocar una escena de Van Gogh.

 

DEL EGO AL DIÁLOGO

El artista Agustín Castro (Ciudad de México, 1958), uno de los incluidos en la muestra, ha trabajado con la Fundación Black Coffe Gallery desde hace cuatro años, aproximadamente. Para él, el ejercicio de mirarse en el estudio permitió primero un diálogo consigo mismo, y después con el público. Hay, dice, la idea generalizada de que “el ego del artista está representado a través del retrato”, pero manifestarse en su entorno creativo es una buena opción para acercar “a la gente a lo que puede ser lo más íntimo para el pintor, en donde se desarrolla”.

En su pieza, Castro recreó el espacio en que se desenvuelve, con un realismo lo más adecuado para representarlo y con ello parte del trabajo con que el egresado de La Esmeralda ha llevado su trabajo a varias ciudades del país y al extranjero.

 

LA PARED Y EL ACTIVISMO

Con Castro, otro Agustín (Portillo) ha llevado una relación de trabajo más cercana. Desde hace un tiempo, ambos comparten el estudio del primero. Esa situación cobra importancia en la pieza de Portillo (Ciudad de México, 1960), quien siempre ha identificado su espacio de trabajo con la pared, y que ha pasado de la pulcritud a “un desastre, un cochinero”, derivado de un trabajo al alimón.

Ya sea en un cuarto de servicio, en la alcoba, entre la sala y el comedor de la tía abuela o en el garaje, el estudio de Portillo ha sido errante, como él mismo. “Mi activismo me ha llevado, como consecuencia que tenga, por parte de las autoridades, toda una campaña para acabarme, anularme, cerrarme las puertas, por lo cual me las he visto siempre muy difícil. Tengo 58 años y hasta ahora no tengo un espacio como muchos de mis colegas que tienen espacios amplios y maravillosos”.

En su cuadro, Portillo se muestra de espaldas al espectador, con la pared a la que constantemente se enfrenta. No hay más en la pieza porque, como detalla, no tiene más que la pared.

DE LOS OBJETOS AL POP

Jesús Lima (Puebla, 1985) es de los artistas más jóvenes incluidos en la muestra, donde están desde los consagrados en la plástica hasta quienes emergen con propuestas que replantean los motivos de la pintura. En su caso, la familia y los objetos marcan la pauta para generar piezas que han hecho de su arte uno volcado últimamente hacia los pop, “aunque no es así en realidad”.

Lima, quien describe su trabajo como uno muy ligado a los objetos, al representarlos en sus cuadros, propone una pieza donde el personaje que destaca es Patricio Estrella, de la serie animada Bob Esponja. Para él, los objetos son aquellos en los que las personas “aterrizan” sus emociones. “Los objetos nos representan y se vuelven un símbolo”.

Tras el nacimiento de sus hijas, Lima nota un cambio en su vida y en su hogar, con objetos infantiles que incluso se vuelven parte de su taller. Esa cultura pop se ha introducido en su obra, pero, aclara el autor, no con la intención de seguir esa tendencia, sino con la idea de representar “la inocencia y la alegría que me da la familia”. En su cuadro, a diferencia de varios, la figura de Lima es menos evidente y solo se mira en el reflejo de un cristal que convive con personajes animados, brochas y otros materiales.

 

EL ESPACIO Y LAS IDEAS

Marielle García presenta El crisol de mi mente, una pieza con la que se cuestionó qué es su estudio. Aquel espacio que ve como libertad, amor, creatividad, expansión, en donde se generan miles de ideas, el medio en donde tienen todas las herramientas para desarrollar tales ideas, fue objeto de una reflexión que la llevó a preguntarse y definir el origen de sus piezas.

Todas las ideas se generan en los viajes, en cualquier momento e instante, refiere García, quien mediante un cuadro inconcluso externa la visión de un estudio romántico antiguo, en el que el proceso de creación es parte del mismo.

“En el fondo me retrato a mí”, cuenta Marielle sobre un cuadro que es a la vez parte de una serie de autorretratos y en donde la tela que cubre su rostro evoca la forma en que se moldea el pensamiento. A partir de las vivencias, de los años vividos, “todas esas ideas las puedes gestionar y moldear para ser más libre”, subraya.

LA REUNIÓN DEL ARTE ACTUAL

A través de diferentes generaciones y orígenes, la exposición se adentra no solo en los espacios y la intimidad de los creadores, sino en las exploraciones que cada uno ha hecho en la plástica actual. Por ejemplo, a través del trabajo de Daniel Lezama, considerado uno de los máximos de la plástica mexicana y en cuya obra presentada en las salas del Mupo se le observa en medio de los seres que han poblado sus cuadros, y que a la vez parecen ser los espectadores de tales.

A Maximino Javier, que por varios años ha mantenido una relación con la Fundación Black Coffee y que hace un tiempo mostró una revisión de su trabajo, también se le incluye en esta exposición.

De entre las mujeres, están también las creaciones de Rocío Caballero, quien ha empleado a los personajes de cuentos y relatos fantásticos en una pieza donde se le observa trabajando y en compañía de sus inspiraciones. Carmen Bordes, en cambio, se recrea en un retrato que externa sus emociones, como lo decidieron varios de los autores que a través de los cuadros invitan al público a conocer sus espacios, su intimidad y su persona.