Los "sabores" de Álvaro Carrillo
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Especiales

Los “sabores” de Álvaro Carrillo

Rumbo al centenario del nacimiento del compositor de Sabor a mí, su familia prepara un festival internacional, un libro, un museo y un documental

  • Los “sabores”  de Álvaro  Carrillo
  • Los “sabores”  de Álvaro  Carrillo
  • Los “sabores”  de Álvaro  Carrillo
  • Los “sabores”  de Álvaro  Carrillo

Una de sus últimas versiones, hecha por Las Hermanas García y Mariano García, lleva poco más de 853 mil reproducciones en Spotify. Pero Sabor a mí, del compositor Álvaro Carrillo (Oaxaca, 1919-Cuernavaca, Ciudad de México, 1969) cosecha desde su grabación, en 1959, millones y millones de reproducciones. El bolero creado por el oriundo de San Juan Cacahuatepec, región Costa, es el más icónico de su carrera y ha traspasado fronteras y generaciones. Lo mismo ha sido traducido, grabado y cantado en idioma amuzgo, con este dueto del estado de Guerrero, que en zapoteco, español, inglés, japonés, coreano, alemán, italiano, ruso, mandarín y portugués.

El grupo de K-pop Exo incluso ha dejado de lado su lengua materna para interpretar la canción en español, y mostrarla en un video grabado en vivo, el cual lleva más de 9 millones de reproducciones en YouTube. Con ello, el grupo coreano se suma a las decenas o cientos de intérpretes conquistados por el Sabor a mí que tiene sus orígenes en 1957, en una velada a la que acudieron el autor y su entonces prometida.

ORIGEN DE SABOR A MÍ

De esa anécdota, uno de los hijos de ambos, Mario, ha transmitido lo que su tía (Guadalupe Incháustegui) recuerda del momento:

“Cuenta mi tía, que mi mamá le dijo a Álvaro Carrillo que de tanto beso ya la estaba emborrachando, que ella sin tomar nada ya tenía en la boca el sabor a whisky. Mi padre, tras una breve pausa, reviró y le dijo: ‘lo que tienes en la boca no es sabor a whisky es… sabor a mí’. Ambos, cómplices de la poesía, entendieron en ese momento que la frase suscitada de ese reclamo era una sentencia poética que debería convertirse en canción. Mi madre la anotó como tarea para mi padre y, rompiendo su sobriedad, tomó un trago del vaso de mi papá y brindaron por el que sería, probablemente, el éxito más grande que Álvaro Carrillo haya compuesto”.

VARIOS INTÉRPRETES

Hasta la fecha, del tema registrado el 11 de julio de 1958 ante la Promotora Hispano Americana de Música (PHAM), y grabado en 1959, ha sido recreado por figuras como Lila Downs, Luis Miguel, José José, Eydie Gormé y el trío Los Panchos, Monsieur Periné, Guadalupe Pineda, Javier Solís, Yoshiro Iroshi, Sussie 4, Doris Day y Flor Amargo.

“Desde que se grabó en 1958, (el tema) jamás ha dejado de grabarse todos los años”, cuenta Mario Carrillo, uno de los hijos del autor cuyas composiciones, explica, han estado incluso entre las voces de asesinos seriales como Charles Manson (con Closet o me). “Álvaro Carrillo despierta pasiones de todos instintos, hasta en mentes tan oscuras”.

Carrillo Incháustegui estima que son al menos 36 traducciones de Sabor a mí, la canción con la que mundialmente se puede asociar a Álvaro Carrillo.

LANZAR IMAGEN DE ÁLVARO CARRILLO

¿Pero es acaso esta misma canción la “culpable” del desconocimiento de un compositor mexicano que creó más de 500 canciones? ¿Es quizá ese el destino de un autor? “Sí y no”, apunta Mario, pues ello depende de qué figura se trate. “Si yo te digo El Buki, si te digo Armando Manzanero, si te digo Juan Gabriel, José Alfredo Jiménez, los ubicas rápido, ¿no?, porque sus imágenes siguen perdurando en la mente, pero mi papá no, él no salió en películas, cosa que Agustín Lara, Cuco Sánchez y José Alfredo Jiménez, sí”.

De Álvaro Carrillo existen sólo algunos videos, explica quien a la falta de presencia del autor en producciones audiovisuales suma la muerte temprana de su padre, y por lo cual sus canciones quedaron casi en el dominio público, y que aunque se graben temas como Luz de luna, Amor mío, se desconoce al autor, incluso de parte de quien las canta.

Ejemplo de ello es Sabor a mí, que entra al Salón de la Fama, de los Premios Grammy, en 1991, pero “inducida” por Javier Solís, “cuando Javier Solís no fue el principal intérprete” del tema, detalla Mario, quien considera que lo correcto en este caso haya sido el presentar la canción a través del nombre de su autor.

A casi 100 años del nacimiento del también impulsor de géneros regionales como la chilena, su familia busca reposicionar su nombre, apoyada en la canción más emblemática del responsable de 526 temas (527 si se confirma una más). Esa labor inicia el 2 de diciembre próximo, en el que fuera el cumpleaños 99 del compositor de Luz luna, Pinotepa y El Andariego.

Pero, ¿por qué posicionar la canción?, Mario Carrillo dice que la intención es hacerlo tendencia en internet, aspirar a un “doddle” y que así se conozca a la figura tras el éxito, a quien en sus genes lleva la identidad del costeño, afromestizo, oaxaqueño y mexicano. Para ello se recordará a Álvaro a través de un homenaje programado este 2 de diciembre a las 16 horas, en el Jardín El Pañuelito, y en el que habrá música a cargo de un trío, Mario Carrillo y otros invitados.

#QUESUENESABORAMI

A la misma hora en que el autor falleció el 3 de abril de 1969, se espera lograr tendencia con la canción Sabor a mí, para la cual se invita a admiradores del cantautor a subir a Facebook, Twitter e Instagram una versión del tema, ya sea en su voz o con algún artista, con las etiquetas (hashtag) #ÁlvaroCarrillo y #QueSueneSaborAMi.

La intención va ligada a una serie de festejos, actividades y productos (se espera que sean 100) con que se quiere recordar al autor, y que se desarrollarán entre esta fecha y el 2 de diciembre de 2019. Bajo el nombre de “Un siglo de Álvaro Carrillo”, se realizará un festival itinerante por Cuernavaca, Oaxaca de Juárez, Ciudad de México, Chapingo y el estado de Guerrero, donde pasó el autor (y por medio de varios intérpretes invitados, entre ellos Las Hermanas García).

Un documental titulado Cancionero se desarrolla como ópera prima del oaxaqueño Juan Carlos Landa, así como un libro (Un humilde cancionero) a cargo de Mario Carrillo se suman a estos festejos. Otro de los objetivos es concretar un museo en su memoria, donde la gente conozca sus pertenencias. Existe la probabilidad de que este se integre al centro cultural que la administración estatal pretende hacer en donde hasta ahora sigue el Teatro Álvaro Carrillo.

 

 

Relacionadas: