Charles Chaplin: el cine mudo que tuvo mucho qué decir
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Charles Chaplin: el cine mudo que tuvo mucho qué decir

Huérfano y pobre, se convirtió en uno de los iconos de la industria cinematográfica.

Charles Chaplin: el cine mudo que tuvo mucho qué decir | El Imparcial de Oaxaca

Un 16 de abril de 1889, nace una figura icónica para la historia del cine, Charles Spencer Chaplin, un artista en toda la expresión de la palabra, que dominó el escenario, haciendo que su arte trascendiera las fronteras del idioma e incluso el tiempo.

Con una niñez dura, ante el abandono de su padre y la caída  en la locura de su madre -ambos artistas de la música y la interpretación-, el pequeño Charlie se enfrentó a los escenarios con tan sólo cinco años de vida, teniendo un éxito total al interpretar canciones en la empresa de entretenimiento donde cantaba su madre.

Nadie podría imaginar que este pequeño, huérfano y pobre, se iba a convertir en uno de los iconos más importantes de la industria cinematográfica, aún cuando el sonido no podía transmitir el mensaje con las palabras.

A partir de los 12 años, el joven Chaplin comenzó a trabajar formalmente en diversas compañías de teatro, añadiendo experiencia al talento innato que poseía. Con tan sólo 25 años comenzó a rodar cortometrajes cómicos, que serían finalmente el corte de toda su obra.

Con su llegada a Estados Unidos y su espléndido don histriónico comenzaría a vivir el éxito y la fama. Cantante, realizador, mimo y actor, el vagabundo Charlotte interpretó, escribió, musicalizó, dirigió y produjo sus propios filmes.

Su trabajo, caracterizado por el uso del humor, presentaba una profunda crítica social que ponía de manifiesto las situaciones que se vivían por entonces. Algunas de las películas más críticas, donde los personajes retrataban la complejidad humana y social son El Chico (1921),  donde expuso, a manera de autobiografía, la situación de los niños abandonados; El Gran Dictador (1940), una atrevida y caricaturizada representación del peor líder político, Adolfo Hitler; y Tiempos Modernos (1940), una sátira de lo que la ambición de la producción capitalista pretendía con sus trabajadores.

El cine mudo de Charles Chaplin usó el humor como un lenguaje que extendió un mensaje de conciencia social sin una sola palabra; el humor, produciendo el lenguaje universal, la risa, logró en el cine la trascendencia histórica de un sombrero, un bigote y pantalones bombachos.

 

 

 

Relacionadas: