Desconocimiento aleja al público de la música clásica |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Especiales

Desconocimiento aleja al público de la música clásica

Para los invitados de la sinfónica, el director Lanfranco Marcelletti y la soprano Lorena Flores, la música es un arte universal, pero atractiva

  • Desconocimiento aleja al  público de la música clásica
  • Desconocimiento aleja al  público de la música clásica
  • Desconocimiento aleja al  público de la música clásica
  • Desconocimiento aleja al  público de la música clásica
  • Desconocimiento aleja al  público de la música clásica

La colaboración entre el director de orquesta Lanfranco Marcelletti y la soprano Lorena Flores se dio hace pocos años. Sin embargo, al músico brasileño y la cantante mexicana los une desde hace tiempo la vocación por el arte y su entrega con el público. También la tenacidad para aferrarse a sus carreras y mostrar con ello que estas expresiones no son para una élite, sino para todos.

A Lanfranco, quien lleva poco más de 25 años dirigiendo orquestas alrededor del mundo, le costó convencer a su padres cuando decidió dedicarse a la música; al final lo consiguió, pero con la advertencia de ser el mejor. Con Lorena ocurrió algo parecido: su “pasatiempo” era apoyado, pero seguía siendo visto como tal; sin embargo, al definirse por el canto, su familia respetó la decisión y la apoyó, pero también le exigió dar lo mejor de sí porque si lo iba a hacer tenía que hacerlo bien.

Este fin de semana, Lanfranco Marcelleti y Lorena Flores se presentan en los conciertos del tercer programa de la Orquesta Sinfónica de Oaxaca (a desarrollarse el viernes 13 y domingo 15, a las 20:00 y 18:00 horas, respectivamente). Con un programa diverso, que incluye música clásica de Beethoven y Shostakóvich, así como una pieza mexicana (de José Pablo Moncayo), ambos comparten obras que consideran universales, pero que quizá por falta de conocimiento no han podido ser apreciadas por el público.

Lejos de considerarlas elitistas, el también director principal del Festival Musica&Musica en Mercatello sul Metauro, Italia, dice que la gente no asiste porque desconoce las obras. Es decir, no ha tenido un acercamiento a la música clásica, ya sea porque no se escucha en el seno familiar o porque no se aborda en las escuelas. Y, por ende, niega que se deba a que va para un sector de la población o que sea sólo para un país.

“Esta música no fue escrita para un país o una región”, señala sobre las obras de autores clásicos como Beethoven, sino que se trata de “un arte universal”. Así como una pintura de Diego Rivera no es sólo para los mexicanos, explica que lo mismo sucede con piezas de José Pablo Moncayo, José Revueltas o Ludwig van Beethoven. Y es que ellos “no están escribiendo para su ciudad, región o país”.

La quinta de Beethoven no está hecha para los alemanes, agrega quien desde 2012 dirige a la Orquesta Sinfónica de Xalapa. Y añade que el acercamiento a la música clásica o la ópera tiene que ver con las influencias de la niñez, la educación o el acercamiento a las artes. Además de que como público no es necesario saber de qué manera compone un músico o qué acordes emplea, sino saber qué nos gusta y qué no.

En su caso, detalla que nadie en su familia se dedica a la música. Incluso, no hay quien asista a conciertos como los que dirige, a menos que se trate de uno en el que él participe.

“Mis papás no fueron nunca a un concierto, empecé tarde (en la música) porque tuve que pelear, porque escuché un disco y me encantaba esta música”.

El acercamiento a las artes también depende de la casa, de la educación que se tenga, explica Lorena, quien aunque tuvo una bisabuela que se dedicó al canto, no supo de eso ni tuvo la influencia para acercarse a la interpretación.

Esta es la primera vez que Lanfranco dirige a la Orquesta Sinfónica de Oaxaca, una agrupación que considera relativamente joven, en comparación con otras del país o del mundo, como la Sinfónica de Xalapa, que dirige desde 2012.

El repertorio elegido para este fin de semana es variado; queríamos poner algo mexicano, por eso elegimos Moncayo y su obra Tierra de temporal (una pieza de muchos humores, es lenta, dulce, alegra, trágica), comenta.

Asimismo, que se consideró una obra de Beethoven (¡Ah! ¡Pérfido!), perfecta para ser interpretada por Lorena Flores, y que consiste en un aria fantástica “que muestra un Beethoven ya bastante loquito en muchos aspectos”.

La Sinfonía 6 de Dimitri Shostakóvich era para traer algo del siglo XX, pero también accesible al público, detallan los invitados sobre los conciertos gratuitos de este fin de semana en el Teatro Macedonio Alcalá y el Juárez.