Ventana Fotográfica: 1X300 |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología Viral Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Ventana Fotográfica: 1X300

El rebozo acoge en su urdimbre el cuerpo entrecortado por el frío

Ventana Fotográfica: 1X300 | El Imparcial de Oaxaca
La limpia. San Martín Huamelúlpan, Oaxaca, 1989. Fotografía de Jorge Acevedo. ©

Las manos sabias que soban, las hojas santas rociadas con alcohol o humo de copal, pero sobre todo el rebozo bordado hilo a hilo con el color blanco y el color negro, es decir, con lo absoluto del universo, es lo que poco a poco, al compás de los duendes y los ruegos, convoca la calma y la regresa de vuelta al cuerpo enfermo de la niña acostada, de semblante sufriente y ojos cerrados.

El rebozo acoge en su urdimbre el cuerpo entrecortado por el frío: lo arropa, lo aprieta, lo comprime, lo mece y le brinda de nueva vuelta el calor del alma extraviado en su breve vida. Nadie, ni los niños que juegan al atardecer, ni los ancianos que hacen sus pedimentos en los cerros sagrados, ni los que siembran puntualmente la milpa, está a salvo del mal de aire, del mal de ojo o del mismísimo espanto que arrebata la paz y borra además, sin más, las líneas de la palma, ahí donde se congregan memorias y destinos.

Las manos sabias, seguramente de la madre y una curandera, las hojas santas, quizás de ruda, albahaca o toronjil, y sobre todo el rebozo punteado, de largos flecos en los extremos, están limpiando a la niña, despojándola, cual espinas, de dolores y quebrantos, y acompañándola de regreso a la concha, a su casa, al refugio, ahí donde siente cobijo, siente la lumbre, la risa de la hermana y el olor a tortilla.

Así se cura todavía al día de hoy en las comunidades indígenas, como en Huamelúlpan, Mixteca Alta, no tan lejos de Apoala, cueva-vientre, cueva-mito, cueva-cuna, cueva-regazo de donde brotaron, como promesa, más allá de los siglos y las enfermedades, los habitantes de las nubes, el pueblo de la niña de ojos cerrados, ovillo dentro de un rebozo.