Museo Infantil de Oaxaca: Un año de educación, patrimonio y niñez
Oaxaca
La Capital Los Municipios
El Imparcial del Istmo El Imparcial de la Costa El Imparcial de la Cuenca
Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Salud Ciencia Tecnología Viral Policiaca Opinión

Arte y Cultura

Museo Infantil de Oaxaca: Un año de educación, patrimonio y niñez

Este 3 de marzo, el recinto que alberga la antigua. Estación del Ferrocarril celebra su primer aniversario; crecer en programas e infraestructura, los objetivos

  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez
  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez
  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez
  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez
  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez
  • Museo Infantil de Oaxaca: Un año de  educación, patrimonio y niñez

En Oaxaca, la idea del primer museo para la niñez se basó en la labor del artista plástico Rodolfo Morales. Su amor por el patrimonio natural y cultural de la entidad fue esencial en la conformación del programa principal que en su primer año de vida ha desarrollado el Museo Infantil de Oaxaca (MIO), el cual festeja este 3 de marzo su aniversario. Waldini Ortega, director del recinto, lo piensa de esa forma y añade que el museo se ha consolidado. Ahora, los planes a corto y largo plazo son mantener los programas y ampliar su infraestructura.

Del museo que opera la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO) y se encuentra en la antigua Estación del Ferrocarril Mexicano del Sur, seguirá el principal objetivo: dar promoción al patrimonio cultural, primero del estado y luego el del país.

“Las temáticas probablemente cambiarían; estamos por definir cuándo empieza la nueva y cuáles serían los ejes sobre los cuales se trabajarían”, explica Ortega sobre el museo que hasta ahora ha recibido a casi 90 mil visitantes.

Por lo pronto, el programa de Morales (sobre el patrimonio) tendrá su primera salida con una obra escénica a presentarse el 8 de mayo. “Con esto formalmente estamos empezando con una especie de itinerancia del programa del maestro Morales en comunidades u otros museos que lo soliciten, ya sea dentro o fuera del estado”.

MÁS PLANES Y METAS

Aunque el público al que va dirigido el MIO es uno que oscila entre los 3 y 13 años de edad, la asistencia ha sido diversa y con ello la oferta cultural y artística. Por varios meses, uno de los proyectos que albergó el museo fue el de los Fines de Semana Inclusivos, que ahora serán convertidos en un programa más, el de Arte e Inclusión. De esta forma, señala el director, se planean actividades mensuales en materia inclusiva. Y junto a ello lograr uno de los objetivos del MIO: crecer en infraestructura durante 2018 y 2019.

“No es querernos ganar la medalla de museo inclusivo, es tratar de ser lo más inclusivo posible”.

Al estar en lo que fuera la Estación del Ferrocarril Mexicano del Sur, y ser un mismo proyecto con el Museo del Ferrocarril, otro de los objetivos es rescatar el patrimonio ferroviario. Por ello, explica, en 2017 se comenzó con la atención a los archivos de la estación.

DIVERSIFICACIÓN DE PROGRAMAS

Si bien, el eje es la educación en torno al patrimonio, el primer año de actividades amplió sus temas, especialmente hacia aquellos que no se abordan de manera tan formal. Así se tejieron alianzas con otros proyectos de la FAHHO: Museo de Filatelia, Casa de la Ciudad, Taller de Restauración y Huertos Urbanos.

“A pesar de ser un museo, teníamos esta especie de conciencia sobre las nuevas necesidades que pudieran ir surgiendo a los largo de todo el año. Entonces empezaron a surgir temas como educación ambiental y salud”, refiere Waldini sobre la oferta que contempla un programa para la primera infancia, un sector que por lo general carece de atención en este ámbito.

“Comenzamos a apoyarnos de otras instituciones con temas especializados, en este caso Casa de la Ciudad, que tiene un laboratorio urbano en el que invita a tener una ciudad más amigable con el tema peatonal”.

Lo que generalmente va para el público adulto, el MIO lo adecuó para que la niñez supiera del respeto que se debe tener a la ciudad en que está viviendo, además de conocer así sus derechos como integrantes de esta urbe.

La educación ambiental fue otro de los programas abordados desde finales de 2017 y de la mano del artista Alberto Valenzuela, un artesano de la elaboración de papel. A raíz de eso se creó un vivero con plantas fibrosas para que los pequeños elaboren su papel y conozcan del proceso, y con ello sean más conscientes y sensibles con el entorno natural.

FESTEJOS DE ANIVERSARIO

Este sábado, el MIO celebra su primer año de existencia con una programación diversa, en la que habrá recorridos en bicitren, concierto, competencia en torno a los juegos tradicionales, entre otras actividades. Todas ellas en un horario de 10:00 a 17:00 horas.

 

 

Relacionadas: