Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres | Arte y Cultura
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres

El taller se suma a otras propuestas que buscan abrir más espacios y oportunidades para las artistas del estado y del país

  • Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres
  • Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres
  • Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres
  • Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres
  • Hoja Santa: Un impulso al arte de mujeres

Contribuir a que haya más espacios para la promoción y distribución de arte gráfico hecho por mujeres es uno de los objetivos con que nace el taller Hoja Santa. Otro es el tejer redes de colaboración entre grabadoras provenientes de diferentes estados del país e incluso del mundo.

Abierto el pasado 2 de febrero sobre la calle, el espacio retoma el nombre de una hoja con usos medicinales y gastronómicos. Aunque también el de una hoja única por el aroma fuerte que desprende y las líneas de su constitución. Y eso se equipara con el trabajo en colectivo que inician Daniel Ram, Evelyn Vásquez y Rommel Sánchez, fundadores del proyecto ubicado en la calle Porfirio Díaz 400-B, en la colonia Centro de la ciudad.

La similitud de la iniciativa y su nombre también se da por la intención de ampliarse como esas líneas, y eso pretende ser posible con las demás artistas que con su obra se sumen al proyecto. Y esa idea la retoma el investigador Abraham Nahón, quien cree en la posibilidad del espacio para dar pie a “formas de hacer, organizar y pensar el arte”, además de la posibilidad para lograr “una posición sociopolítica y una presencia permanente en un medio artístico inequitativo y jerárquico”.

El autor del libro Imágenes en Oaxaca, arte, política y memoria basa la oportunidad en antecedentes que datan de 2006. En ese año, en Oaxaca se da el movimiento magisterial en el que no sólo participan docentes, sino artistas visuales que ven nuevas formas de organización, entre ellas los colectivos de arte, ya sea para generar murales grabados o esténciles.

“Esta colectividad creciente, ramificada, interconectada y reinstalada en nuevos espacios y talleres le va imprimiendo una fuerza vital a las artes gráficas en la entidad”, explica Nahón.

La creación del taller Hoja Santa es uno de los esfuerzos que se han desarrollado en el estado para impulsar la creación artística de las mujeres. Antes de él, se cuentan proyectos como MACMo (Mujeres Artistas Creando Movimiento), el cual reúne a siete artistas de distintas disciplinas (fotografía, arte textil, pintura y escultura), que desde 2017 han organizado varias muestras en espacios como el Museo Estatal de Arte Popular Oaxaca, la Biblioteca Pública Central Margarita Maza y el Museo de los Pintores Oaxaqueños, así como en programas culturales como la XVI Semana de la Cultura Zapoteca.

Pero mucho tiempo antes de MACMo también hay que considerar al grupo Guenda, en que estuvieron artistas como Ivonne Kennedy y Susana Wald.

La existencia de Hoja Santa también se inscribe en esfuerzos por mostrar el arte gráfico de mujeres, como los realizados en abril y mayo de 2016. El primero, Mujeres grabadoras, en el desaparecido espacio del colectivo Tutuma, donde se reunió la obra de Daniela Ramírez, Evelyn Vásquez, Eva Macías, Edith Chávez y Andrea Velásquez.

Y el segundo, Grafiqueras, en la Cooperativa Gráfica; consistió en la muestra colectiva de 11 mujeres artistas del grabado: Evelyn Vásquez, Lucero Cruz, Daniela Ramírez, Zaria Fuentes, Mariana Cannizaro, Michele Dargent, Silvia Castellanos, Haydeé Nucamendi, Edith Chávez, Luisa Estrada y Aline Hunziker.

La creación de Hoja Santa también se da en ese medio artístico inequitativo y jerárquico que señala Nahón líneas arriba, y que también se relaciona con los hallazgos de la antropóloga Alessandra Galimberti, autora de la investigación Oaxaca en femenino, 40 mujeres en las artes visuales.

Y aunque data de 2009, su investigación alude a los obstáculos que aún imperan en el desarrollo de las mujeres artistas, como la doble o triple jornada, así como la idea de las mujeres no pueden unirse, pues se piensa “que lejos de ampliar y entretejer, cierran y aíslan las posibilidades de estar y crear”.

No obstante, parece ser falsa, ante el ejemplo dado en marzo de 2017 con la exposición colectiva de El infinito arte femenino, que congregó las propuestas de 28 mujeres de distintas disciplinas, y que se presentó en el Museo de los Pintores Oaxaqueños.

Hoja Santa, que muestra el arte gráfico de varias oaxaqueñas, se ubica además en un contexto creativo que el ensayista Jorge Pech considera “está dominado por tres o cuatro figuras tutelares masculinas”: Rufino Tamayo, Rodolfo Nieto, Francisco Toledo y Rodolfo Morales.

 

Exposición colectiva nacional

Mujeres grabando es el nombre de la exposición colectiva nacional con que abrió el taller Hoja Santa. En la muestra participan artistas de varios estados del país (Ciudad de México, San Luis Potosí, Guanajuato, Michoacán, Baja California Sur, Puebla, Chiapas, Veracruz y Oaxaca) e incluso del extranjero (Argentina). Todas ellas con temáticas diversas que se pueden apreciar en alrededor de 40 piezas.

La exposición se integra por las obras de más de 30 artistas que abordan diferentes técnicas del grabado: xilografía, grabado en linóleo, grabado en mdf, aguafuerte, aguatinta, serigrafía y punta seca.

Durante su apertura hubo música a cargo de la banda infantil y juvenil maestro Narciso Lico Carrillo, así como una explicación breve a cargo de los fundadores del espacio, quienes remarcaron la idea de impulsar el arte gráfico hecho por mujeres. Además de ser uno de los proyectos que dé lugar a nuevas redes de colaboración dentro y fuera del estado.

Relacionadas: