Una expresión no es una patente: Guillermo Sepúlveda |
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Arte y Cultura

Una expresión no es una patente: Guillermo Sepúlveda

El fundador de la galería Arte Actual Mexicano hizo un recorrido por la historia del arte en Oaxaca

  • Una expresión no es una patente: Guillermo Sepúlveda
  • Una expresión no es una patente: Guillermo Sepúlveda
EL DATO

También habló de la experiencia que obtuvo gracias a Roberto Donis, quien dirigiera y fundara el taller Rufino Tamayo.

Cuando un grupo de artistas emergentes expuso en el Museo de Arte Moderno, en la Ciudad de México, el museógrafo y galerista Guillermo Sepúlveda se encontró con varias percepciones. Era finales de los años 70 del siglo pasado. Una de esas apreciaciones fue que el fenómeno artístico visto por varios no era tal.

Así, aquellos alumnos del naciente Taller de Artes Plásticas Rufino Tamayo, conocieron no sólo la admiración de quienes se preguntaban de dónde había emergido ese talento, pero también de algún detractor:

Guillermo Sepúlveda, museógrafo y fundador de la galería Arte Actual Mexicano recuerda que “alguien por ahí malicioso dijo que no hay tal [fenómeno]”. Es decir, que no existía originalidad, sino un engaño, pues todos esos artistas (incluido Filemón Santiago) eran “hijitos de Toledo”.

Y eso los dañó mucho, agrega el especialista en arte; incluso, que tal apreciación se mantiene en la actualidad.
El invitado a la presentación del catálogo de la exposición Filemón Santiago. El camino recorrido explica que si bien, el artista Francisco Toledo es heredero de las tierras y los colores, así como la cultura de los pueblos, lo son todas las personas.

“Que él lo haya manifestado de alguna forma no quiere decir que es una patente o es una exclusiva. Alguien que siente y vive lo mismo que Toledo, puede expresarse similar a él”.

El pasado jueves, en el Museo de los Pintores Oaxaqueños, el galerista hizo un recorrido por la historia del arte en Oaxaca, a partir de la fundación del Taller Rufino Tamayo, así como la obra del artista en cuyo nombre se basó tal institución. También habló de la experiencia que obtuvo gracias a Roberto Donis, quien dirigiera y fundara el taller Rufino Tamayo junto a varios estudiantes que se salieron de la entonces Escuela de Bellas Artes de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca.

“Yo conocí mucho de México porque Roberto Donis para explicarme algo y los artistas, me llevaba a ver el arte popular, el de a de veras, me llevaba a las antiguas iglesias para ver los colores y los matices que daba, todo este mundo de la cerámica…”, fueron algunas de las palabras del museógrafo.