Sismo dejó sin agua y en crisis al sur-oriente de la CDMX | Nacional
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Nacional

Sismo dejó sin agua y en crisis al sur-oriente de la CDMX

Las delegaciones Tláhuac, Xochimilco, Iztacalco e Iztapalapa han padecido desabasto de agua desde el primer sismo y se agudizó el 19 de septiembre.

Sismo dejó sin agua y en crisis al sur-oriente de la CDMX | El Imparcial de Oaxaca

Los sismos de septiembre no sólo dejaron edificios colapsados en la Ciudad de México, también “secaron” a varias colonias de las delegaciones del sur y oriente, algunas acumulan más de tres semanas sin suministro de agua potable, lo que se ha convertido en una situación de tensión y emergencia.

Como medida paliativa, las delegaciones Xochimilco, Tláhuac, Iztacalco e Iztapalapa han distribuido el líquido a través de pipas, aunque, de acuerdo con los vecinos de las colonias afectadas, esta repartición ha sido insuficiente y por ello, han tenido que pagar por el servicio a particulares.

Escasez de agua, constante en Xochimilco

En Xochimilco, una de las delegaciones afectadas por el sismo, las colonias del centro histórico de la demarcación, así como los pueblos de Santa María Nativitas, Santa Cruz Acalpixca y San Gregorio Atlapulco, continúan sin servicio de agua.

Juan González Romero, director general de Servicios Urbanos de la delegación explicó a Animal Político que en Xochimilco “de manera constante tenemos problemas con el suministro de agua potable, tanto en la red como en las zonas en que, por no haber redes, tenemos que repartir el agua a través de pipas”.

Este problema, indicó, “tiene que ver con el desgaste de las redes, con el mantenimiento de las fuentes de abastecimiento, principalmente los pocos de extracción y las redes primarias, que son las que sufren de manera constante”.

Sin embargo, reconoció el funcionario, “a partir del sismo del siete de septiembre tuvimos afectaciones fuertes en algunos lugares, donde estuvimos una semana sin agua porque se presentaron varias fracturas en la red primaria y secundaria de agua potable”.

Las colonias donde las tuberías sufrieron mayores daños en Xochimilco son: San Gregorio, Santa Cruz, Nativitas, San Marcos, Tulyehualco, San Luis Tlaxialtemalco y Santiago Xochitepec, aunque, informó González Romero, “el servicio ya ha ido restableciéndose. En la mayoría de estos lugares ya ha regresado el agua”.

No es así el caso de San Gregorio Atlapulco, comunidad más afectada en la delegación, donde de acuerdo con las autoridades el servicio podría restablecerse la próxima semana, pues “tenemos problemas todavía con las fugas”, informó el director general de Servicios Urbanos.

Mientras el abastecimiento del líquido continuará realizándose con pipas en las zonas afectadas.

Sobre el censo de viviendas afectadas en Xochimilco, Gustavo Alonso Cabrera, director general Jurídico y de Gobierno, dijo que han identificado seis zonas donde se presentaron las mayores afectaciones: San Marcos, Nativitas, Santa Cruz, San Gregorio, San Luis Tlaxialtemalco y Tulyehualco.

De acuerdo con el funcionario, desde el 20 de septiembre personal de la delegación se ha dedicado a verificar los lugares en riesgo y en realizar un registro de daños, “los que nos han servido como base de datos para presentar al gobierno federal nuestra solicitud de recursos del Fondo Nacional de Desastres Naturales (FONDEN)”.

Alonso Cabrera informó que, en tanto no se liberen los recursos del FONDEN, la delegación no comenzará con los trabajos de demolición de viviendas que quedaron a punto de derrumbarse, ni con la reparación de aquellas que quedaron dañadas, y que, calculan, son unas 500 en toda la demarcación.

En las primeras brigadas de verificación técnica, dijo, “un arquitecto, un ingeniero, una brigada técnica o un responsable de obra pasó al lugar y con eso se hizo la identificación de los daños”. Para que estas fueran realizadas, los afectados tuvieron que acudir a los módulos instalados por la delegación para solicitar la revisión de sus viviendas.

Sin embargo, Zeltzin P., vecina de San Gregorio, denunció que las autoridades les informaron que la primer revisión, realizada por personal de Protección Civil, no fue válida, pues no les entregaron documentos con los dictámenes estructurales, por lo que ahora les piden acudir nuevamente a registrarse como solicitantes de verificaciones técnicas, “lo que está dando largas a que tiren las casas que quedaron muy dañadas y peor aún, para la reconstrucción”.

Sobre esto, Alonso Cabrera dijo que no faltará quien diga “que no está incluido, que no se anotó, que no sabía… pero por eso pueden seguir todavía este fin e semana registrando los daños de sus viviendas”.

En Tláhuac, el servicio se restablece

Daniel P., vecino de la colonia Nopalera, comentó a Animal Político que en su comunidad el servicio de agua se ha restablecido paulatinamente, aunque los primeros cinco días luego del sismo no cayó gota, por lo que estuvieron recibiendo líquido por medio de pipas.

“Pero era un desmadre, porque eran pocas y todo mundo quería que le tocara llenar primero”, agregó.

De acuerdo con la delegación, el servicio del agua se ha regularizado en San Juan Ixtayopan, San Pedro y Tlaltenco, aunque los trabajos de reparación de fugas provocadas por los sismos del 7 y 19 de septiembre continuarán en la colonia del Mar, Zapotitlán, Mixquic y Tetelco, donde continuarán con el apoyo de pipas.

A través del área de comunicación social, la delegación pidió a los vecinos “que reporten las fugas de agua, porque ahora que se restablezca el suministro van a surgir las afectaciones en la red secundaria de tuberías, e incluso, en las casas.

Hasta el 28 de septiembre, en la delegación Tláhuac se reportaron 3037 viviendas o bardas afectadas, 113 luminarias y 316 transformadores dañados, 54 socavones 139 grietas y141 fugas de agua, luego de los sismos registrados en septiembre en el centro del país.

A la caza de las pipas

La Colonia Agrícola Oriental es una de las más pobladas de la capital, con más de 100 mil habitantes, además de ser una de las más peligrosas también, y ante una situación de emergencia, los vecinos no dudan en unirse para exigir, a la buena o la mala, la resolución de sus problemas.

Carlos Hernández asegura que en su negocio no cuenta con agua desde el pasado temblor del 7 de septiembre y ante las dificultades de conseguir abastecimiento de las pipas que ha enviado la Delegación Iztacalco, prefiere comprar garrafones, lo mismo que hacen algunos vecinos hasta para bañarse.

“Está muy difícil porque estamos gastando mucho en comprar garrafones, aparte si no los consigues temprano, ya en la tarde no están y puedes quedarte sin agua para lo más básico hasta por más de un día”, comentó.

Luego de diversas quejas en redes sociales y ante las propias autoridades en la sede delegacional, los habitantes de esta colonia y de otras de alrededor, como Pantitlán, El Rodeo, Granjas México y Ramos Millán, dieron un siguiente paso: bloquear el paso de vehículos en vialidades importantes como el Eje 3 Sur, Rojo Gómez, Avenida Sur 20, Oriente 233.

No obstante, las pipas eran insuficientes, por lo que el domingo 24 de septiembre un grupo de personas cerró el cruce de Rojo Gómez y Río Frío para obtener agua de un pozo que se encuentra en esa zona, mientras que otras personas estuvieron a la caza de las pipas, gratuitas y privadas, para “secuestrarlas” y repartir la carga entre sus conocidos.

“No está bien, pero a eso nos han obligado, entendemos que lo del agua fue por el temblor, pero los vemos muy calmados en la Delegación, así que si no llega el agua, seguro seguirán tomando las pipas”, refirió una de las vecinas que recibió líquido de una de esas pipas tomadas.

En Iztapalapa están haciendo su negocio

Durante muchos años, Iztapalapa ha sido sinónimo de escasez de agua. Aunque en algunas colonias el sismo del 7 de septiembre no cortó el suministro, el del 19 sí y la situación se ha salido de control en ciertas zonas.

Con más de un millón de habitantes para abastecer de agua, las pipas fueron insuficientes y en la semana reciente, en algunos puntos, principalmente en los límites con el Estado de México, los camiones fueran secuestrados a punta de pistola, por lo que en los días siguientes los repartidores se negaron a dar el servicio, a menos que la entrega fuera después de la medianoche.

En puntos como la Colonia Paseos de Churubusco, en la frontera con Iztacalco, la venta de 10 mil litros de agua estuvo tazada entre mil y mil 500 pesos, o bien, algunos piperos encontraron un negocio mejor, al ofrecer a 100 pesos el minuto.

Este sábado 30 de septiembre, el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera, explicó que cuadrillas de trabajadores laboran 24 horas para restablecer el servicio de agua potable, y confió que la próxima semana el abasto esté normalizado, ya que aún falta reparar varias fugas que impiden que la presión funcione al 100%.

Relacionadas: