En el Istmo aumenta el costo del pavo para la cena de fin de año | Istmo
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

En el Istmo aumenta el costo del pavo para la cena de fin de año

No hay regulación para los precios el ave más codiciada en estas fechas de temporada navideña

En el Istmo aumenta el costo del pavo para la cena de fin de año | El Imparcial de Oaxaca

El mercado Jesús Carranza se ha convertido en un sitio propicio donde las mujeres Ikoots ofrecen desde gallinas hasta pavos para la cena de fin de año. Pero el precio va desde los mil y hasta mil 500 pesos por ave.

Aunque es un sitio donde se practica la ley de la oferta y la demanda, la Procuraduría Federal del Consumidor se ha declarado incompetente para poder regular estos precios que afecta la economía de las familias tehuanas.

En la avenida Ferrocarril del barrio San Sebastián, una docena de mujeres ataviadas con su traje típico de San Mateo del Mar ofrecen estas aves vivas al público.

Doña María Palafox es una comerciante de la comunidad de colonia Juárez, expresó que cada año venden sus gallinas, gallos y guajolotes a la ciudadanía, porque muchos acostumbran a comer estas aves para celebrar la llegada del año nuevo.

El precio según el tamaño del guajolote que en ocasiones hacen una rebaja entre los 100 y 200 pesos, sin embargo, estos animalitos tienen un costo en el mercado entre los 800 y mil pesos o incluso más.

“Sabemos que muchos tienen dinero para comprarlo al precio que nosotros lo vendemos, aunque hay excepciones de algunos quienes lo regatean”, dijo.

Metros adelante hay otras mujeres que ofrecen borregos y chivos a la venta, pero el problema es que los están comercializando a precios que superan los dos mil pesos.

Las familias se acercan para preguntar cuánto es el costo, sin embargo al saber que se trata de una suma bastante fuerte optan por adquirir otros productos.

René Chávez, vecino del barrio de Santa María expresó que cada vez se vuelve más difícil poder comprar el pavo o el borrego para la cena de fin de año, porque se incrementa el costo de estos animales.

Dijo que la tradición cada vez se va perdiendo porque el costo de los productos para la cena va incrementándose.

Relacionadas: