Exigen solución a invasión de tierras en San Andrés Cópala, Oaxaca | Policiaca
La Capital Los Municipios El Istmo La Costa La Cuenca Nacional Internacional Súper Deportivo Especiales Economía Estilo Arte y Cultura En Escena Ciencia y Salud Tecnología En la web Policiaca Cartones

Policiaca

Exigen solución a invasión de tierras en San Andrés Cópala, Oaxaca

Particular que ha invadido propiedades de su vecino ha sido solapado por autoridades municipales

Exigen solución a invasión de tierras en San Andrés Cópala, Oaxaca | El Imparcial de Oaxaca

En San Andrés Cópala, municipio de San Pedro Mixtepec, autoridades anteriores y un particular despojaron de sus tierras a una ciudadana de la misma población. La ofendida al querer hacer valer sus derechos fue víctima de una brutal golpiza por parte de sus vecinos invasores.

Los afectados aducen que por decisión del pueblo, se decidió ampliar un campo de futbol, resultando invadido el señor Leoncio Hernández Hernández con cuatro metros, razón por lo cual, para recuperar esta parte invadió con otros cinco metros a sus vecinos los señores Margarito y Candelaria, todo esto sucedió en administraciones anteriores.

Estas mismas autoridades reconocieron que Leoncio había invadido dicho predio, incluso quien en su momento le vendió a Leoncio, declaró que el sí reconocía la invasión, puesto que los cinco metros que Leoncio estaba invadiendo no correspondían a lo que en su momento él le había vendido.
Después de varios acuerdos tomados ante autoridades anteriores, el señor Leoncio no los ha respetado, ya que en varias ocasiones él ha cercado los cuatro metros invadidos. Los legítimos dueños han corregido sus medidas.

El día 21 de diciembre los señores Margarito y Candelaria, acudieron a poner un portón en sus medidas correctas, a lo cual de una manera violenta, Leoncio junto con sus hijos agredieron a este matrimonio a pedradas.

La señora Candelaria resultó con heridas de consideración en la frente, en la costilla y con hematomas en varias partes del cuerpo por las pedradas recibidas.

La familia del señor se vio envalentonada a agredir, puesto que el señor Gustavo Cruz López es el actual alcalde de la población, incluso el propio alcalde Gustavo participó en la agresión de este matrimonio, razón por la cual ya hay un legajo de investigación contra quien resulte responsable de estas agresiones que en su momento pusieron en riesgo la vida de los señores Margarito y Candelaria.

Este abuso por parte de Leoncio se ha dado porque desde administraciones anteriores ha coincidido que siempre tiene un familiar en la administración local, pues en la actualidad su cuñado es alcalde.

Los señores Margarito Hernández López y su esposa la señora Candelaria Díaz Hernández, quienes son oriundos de San Andrés Copala, a decir de ellos tienen algunos lotes en el pueblo y han hecho donaciones para beneficio de la población, pero que a la fecha la donación no ha sido utilizada para lo que se dijo en un principio.

Comenta el matrimonio que hace algunos años ellos donaron un predio a petición de las autoridades de ese entonces, con el pretexto que su predio era idóneo para construir ahí un centro de salud.

Le dijeron dichas autoridades que a cambio de la donación le iban a abrir una calle como acceso vehicular a otro de sus predios y les pondrían un poste de luz que llegaría hasta la casa del señor Marcos y un retaje de 20 x 20 metros, cerca de su terreno.

Ellos de buena fe aceptaron, incluso, se hizo la donación de manera legal ante las autoridades correspondientes, después de muchos años, nunca cumplieron los acuerdos y mucho menos construyeron el centro de salud.

Una autoridad anterior reconoció que por no estar construido el centro de salud ni haber cumplido ellos lo prometido, se acordaba devolver el predio a doña Candelaria y a don Margarito, todo esto fue un acuerdo meramente verbal, porque hasta la fecha no han devuelto el predio de manera legal ni han devuelto la constancia de posesión.

Después de varios acuerdos sobre este predio y la invasión del señor Leoncio, uno de ellos donó 250 metros de terreno para una calle, a cambio les darían 3 rollos de alambre, mil pesos y los postes correspondientes, para cercar el terreno que ellos habían donado para el centro de salud, y se comprometían a que el señor Leoncio retiraría de manera definitivamente su cerca que invadía su predio, pero a la fecha ninguna de estas promesas ha sido cumplida, y con tristeza descubren que la calle que se abrió, solo beneficio a un hermano del agente municipal anterior.

Por todo lo anterior, Margarito y su esposa la señora Candelaria hacen un llamado enérgico a las autoridades municipales y comunales en funciones, para que hagan uso de la autoridad que representan y de una vez por todas le den solución a estos conflictos, ya que el señor Leoncio y familia, han querido meterle la idea al pueblo de Cópala que ellos son unas personas problemáticas, cuando lo único que han pedido todo este tiempo es que la ley se cumpla, haciéndole valer sus derechos.